• The objective of this Blog is to facilitate access to research resources and analyses from all relevant and useful sources, mainly on the economy of Cuba. It includes analyses and observations of the author, Arch Ritter, as well as hyper-links, abstracts, summaries, and commentaries relating to other research works from academic, governmental, media, non-governmental organizations and international institutions.
    Commentary, critique and discussion on any of the postings is most welcome.
    This Blog on The Cuban Economy is dedicated to Cuba's Generation "A". Although inspired by Yoani Sánchez' original blog "Generation Y" this is not dedicated to those with names starting with the letter "A". Instead, it draws from Douglas Coupland's novel Generation A which begins with a quotation from Kurt Vonnegut at a University Commencement:
    "... I hereby declare you Generation A, as much as the beginning of a series of astounding triumphs and failures as Adam and Eve were so long ago."

EL REGRESO DEL DÓLAR A CUBA DEBILITA EL CUC

En el mercado negro, donde se realizan las transacciones entre particulares, el dólar cotiza ahora en 1,13 CUC en lugar de 0,95

14YMEDIO / MARIO J. PENTÓN, La Habana/ Miami | Octubre 23, 2019

El simple anuncio por parte del Gobierno cubano de que el dólar y otras divisas tendrán curso legal en la Isla dentro de unos días ha provocado un desplome del valor del peso convertible (CUC).

En el mercado negro, donde se realizan las transacciones entre particulares, el valor del dólar se cotiza ahora en 1,13 CUC en lugar de 0,95, según la plataforma online Revolico y varias fuentes consultadas en La Habana. Últimamente, a raíz de una mayor demanda provocada por los aumentos salariales, los cambistas pedían entre 1 y 1,05 CUC por dólar.

En las casas de cambio oficiales, las Cadeca, la cotización no se ha movido de 0,87 dólar por 1 CUC porque se trata de un mercado controlado por el Estado, a diferencia del mercado paralelo. donde rige la ley de la oferta y de la demanda. El Estado castiga la divisa estadounidense con un impuesto del 10% y una comisión del 3%, Además, las Cadeca no venden dólares, solo los compran.

“La gente está buscando la seguridad del dólar porque no ve claros los pasos del Gobierno con la economía”, dice vía telefónica Mongui, un cambista que trabaja en las cercanías del hotel San Carlos, en Cienfuegos.

Mongui pide 1,13 CUC por dólar, pero cuando el cliente compra más de 1.000 dólares le hace una rebaja y se lo vende por 1,08. “Ya tengo mi clientela fija, gente que va de mula a Panamá, Cancún y otros lugares. Ahora hay mucho nerviosismo porque el Gobierno le quiere quitar el negocio a las mulas“, agrega.

María Luisa, de 69 años, recibe unos 100 dólares mensuales que le envía su hijo desde Florida y cree que el incremento del valor de esa moneda debió haberse producido hace mucho.

“¿En qué cabeza cabe que el CUC valga más que el dólar, la divisa más fuerte del mundo? Fidel quitó los dólares de la circulación y a cambio nos entregó papelitos. Ahora quieren quitarnos nuevamente los dólares y darnos un número en una tarjeta magnética. Ellos siempre se quedan con lo mejor”, protesta.

María Luisa ha pedido a su hijo que le envíe las remesas en dólares y que para ello deje de utilizar Western Union, que convierte automáticamente las remesas en CUC a un tasa de 0,95 por cada dólar. “Prefiero que me mande el dinero con gente que viene de Miami. Así me rinde más. Lo cambio por fuera de Cadeca. Para ellos puede que sea un peso, pero aquí son 25”, dice la jubilada, que cobra 310 pesos de pensión.

Los dólares no servirán para pagar en efectivo, sino con tarjetas de débito en las 77 tiendas estatales donde se comercializarán productos importados, sobre todo electrodomésticos, motos eléctricas o repuestos para automóviles.

El anuncio no ha sido bien recibido por los clientes que tenían una tarjeta asociada a cuentas en pesos convertibles o pesos cubanos. “Ahora tengo que sacarme otra tarjeta porque la que tengo es de mi cuenta en chavitos (CUC) no me sirve”, lamentaba este lunes Rogelio, un jubilado que recibe remesas de sus dos hijos emigrados.

Los bancos amanecieron este lunes con largas colas en La Habana de clientes interesados en contratar la nueva tarjeta magnética con saldo en divisas. Ahí estaba Rogelio, delante de la sucursal del Banco Metropolitano, en los bajos del Ministerio de Transporte, para comenzar el proceso de apertura de la cuenta y la solicitud de la tarjeta. “Lo bueno es que no se necesita saldo alguno para abrir la cuenta pero lo malo es que esto de pagar con tarjeta es muy complicado en las tiendas”, explica a 14ymedio.

Los constantes cuelgues del sistema de comunicación entre los mercados estatales y los bancos convierten la experiencia de pagar con tarjeta en un dolor de cabeza. Los terminales de pago, conocidos como POS, se quedan con frecuencia sin servicio y sin conexión y los empleados no pueden procesar el pago por esa vía.

“Cuando uno va a una tienda y va a pagar con tarjeta toda la cola te mira con mala cara, porque saben que te vas a demorar bastante, entre una prueba y otra para lograr comunicarse con el banco”, explica Yusimí, una habanera que este lunes también fue de las primeras en solicitar la nueva tarjeta bancaria.

“Hace unos pocos años se estaba hablando con mucha fuerza de que estaba al doblar de la esquina la unificación monetaria, pero ahora resulta que se agrega otra moneda. Esto no hay quien lo entienda”, se queja Nelson, contable en una empresa estatal donde ha tenido que lidiar con las distorsiones que provoca la dualidad financiera.

El economista Pavel Vidal, que fue funcionario del Banco Central de Cuba durante varios años, considera que el regreso del dólar a la economía nacional dará “algún alivio rápido a los crecientes desbalances financieros que se vienen acumulando desde 2015”.

En una columna publicada en OnCuba, Vidal considera que en el corto plazo se observarán “efectos positivos” por estas medidas, como una mayor liquidez en divisas en los bancos y “mayores opciones de compra en mercados formales”. Sin embargo, el ahora profesor de la Universidad Javeriana de Cali (Colombia) considera que el regreso del dólar implica la pérdida de la autonomía monetaria y retrasa la salida de la dualidad monetaria peso/CUC.

Posted in Blog | Tagged , , | Leave a comment

RE-DOLLARIZATION OF THE CUBAN ECONOMY !! ??

“Autorizar operaciones con divisas en algunos mercados de consumo y en algunas industrias es abrir la caja de Pandora a una redolarización acelerada del resto de la economía”, sostiene el economista Pavel Vidal

Agencias, Madrid | 24/10/2019 9:20 am

Los cubanos pueden desde esta semana abrir cuentas en dólares en bancos locales para adquirir electrodomésticos, motos eléctricas, e incluso encargar equipos específicos, con cargo a su tarjeta de débito, informa la AFP.

El gobierno los comercializará y busca así recaudar divisas, tratando de sortear el embargo que le aplica Estados Unidos desde 1962. A continuación, algunas claves para entender las medidas:

¿En qué consisten?

Se habilitará a finales de mes una red de tiendas estatales para la venta en dólares y otras divisas extranjeras de productos de fuerte demanda de importación, como equipos eléctricos, electrodomésticos de alta gama, autopartes y ciclomotores.

El pago se realizará con tarjetas de débito que podrán recibir transferencias desde el exterior o de otras cuentas (en dólares y en otras divisas), libre de impuestos.

También podrán importar algunos bienes específicos a través de empresas estatales (bajo la misma modalidad de la cuenta bancaria), sin depender de la caja central estatal.

¿Qué se busca?

El gobierno busca captar divisas, en momentos en que el gobierno de Donald Trump arrecia el embargo, con medidas que afectan al turismo, las inversiones, el envío de remesas y la importación de combustible.

“El país necesita divisas para financiar” su “desarrollo económico y social” explicó el ministro de Economía, Alejandro Gil.

Cuba, gobernada por el Partido Comunista (PCC, único), busca evitar la fuga de cientos de millones de dólares, debido a las crecientes importaciones particulares.

Según la consultora privada Auge, solo en la Zona Libre de Colón (Panamá) los cubanos gastaron este año un promedio de “20 millones de dólares mensualmente”.

Con el dinero recaudado, el gobierno podría hacer frente a la falta de liquidez de su sistema económico, pagar a tiempo a sus proveedores y adquirir insumos que necesita el país.

¿Cómo se beneficia el gobierno y el ciudadano?

“Es previsible que en el corto plazo se observen efectos positivos”, pronostica el economista cubano Pavel Vidal, de la Universidad Javeriana de Cali.

Los bancos estatales podrán fortalecer su liquidez en dólares y otras monedas extranjeras, y el gobierno garantizar una oferta de productos deficitarios en la red minorista, sin tener que emplear las divisas que destina a gastos prioritarios.

Por su parte, los cubanos tendrán acceso a productos que hasta ahora sólo podían adquirir en mercados informales y a precios competitivos, mientras que el sector privado local (13 % de la economía), gastará menos en viajes para abastecerse de insumos.

¿Se dolarizará la economía?

Gil niega que la venta interna en divisas conduzca a la dolarización de Cuba, que ya apeló a la moneda estadounidense entre 1993 y 2004 para sortear la grave crisis económica de los años 90.

Según el ministro, las dos monedas nacionales: el peso cubano (CUP) y el peso convertible (CUC, equivalente a 24 pesos cubanos) siguen circulando, y el comercio en dólares se realizará solo por vía electrónica.

Pero los economistas destacan que el proceso de dolarización no depende del soporte empleado, sino de que el dólar suplante en algunas funciones a las monedas domésticas.

“Autorizar operaciones con divisas en algunos mercados de consumo y en algunas industrias es abrir la caja de Pandora a una redolarización acelerada del resto de la economía”, sostiene Vidal.

¿Y la unificación monetaria?

Gil subrayó que las medidas no detendrán el proceso de unificación de las dos monedas nacionales, previsto desde 2013, sino que pondrán al país en “mejores condiciones” para alcanzar esa meta, con una industria y un comercio minorista fortalecidos.

La doble moneda está acompañada de tasas preferenciales de cambio para el sector estatal, lo que distorsiona la economía.

Vidal advierte que, lejos de solucionar “el (actual) complejo y distorsionante sistema de múltiples tipos de cambio y dualidad monetaria”, las nuevas medidas ahora “llevan a la economía a operar no con dos, sino con tres monedas”.

“La redolarización anunciada cancela la unificación de las monedas”, considera.

 

Posted in Blog | Tagged , , | Leave a comment

CUBA’S FORGOTTEN EASTERN PROVINCES: TESTING REGIME RESILIENCE

By Richard E. Feinberg

A presentation on November 26, Florida International University

https://www.youtube.com/watch?v=XdDr_B9iu34&feature=youtu.be

Cuban Research Institute

School of International & Public Affairs

Florida International University

Posted in Blog | Tagged , | Leave a comment

LAS TIENDAS RECAUDADORAS DE DIVISAS EN CUBA Y SUS ASPIRACIONES


SIN UNA REFORMA FINANCIERA QUE SE HAGA ACOMPAÑAR DE UNA REFORMA PRODUCTIVA SERIA, VA A SER DIFÍCIL SALIR DE LA CRISIS POR LA QUE CUBA ATRAVIESA.

Omar Everleny Pérez Villanuevanoviembre 19, 2019 

 

Corrían los primeros años de la década del 90 del siglo pasado y Cuba se adentraba en el llamado Período Especial en Tiempo de Paz. Para resistir y salir de la profunda crisis, las autoridades cubanas, especialmente Fidel Castro, anunciaban que se priorizarían las inversiones en determinados sectores estratégicos, entre ellos el turismo y la biotecnología.

Pero ambos requerían una importante inversión y demorarían en dar ingresos. Había entonces que buscar algún modo de captar divisas de manera más veloz. Y ahí apareció, en 1993, la despenalización de la tenencia de divisas extranjeras y la autorización para que la población adquiriera en tiendas en divisas los productos necesarios que ya estaban en falta en el circuito de ventas en moneda nacional (CUP). Se explicó que había mucha gente con divisas en su poder y que, simplemente, se estaba legalizando lo que ya era una realidad. Pero la motivación de recaudar divisas procedentes de las ayudas familiares tampoco se ocultaba.

Paralelamente, surgieron las Casas de Cambio, conocidas como CADECA, especialmente para que una parte de la población pudiese canjear las divisas que le habían enviado, adquirir CUP y así combatir el mercado negro en divisas. En aquel entonces, para hacer compras en las tiendas de divisas no era necesario canjearlas en CADECA por CUC. En las tiendas minoristas circulaba libremente el dólar, y más tarde hasta el euro en algunos polos turísticos. Durante esa época también se autorizó la posibilidad de abrir cuentas en divisas en bancos cubanos.

En Cuba había un referente de la existencia de tiendas en divisas, en las que solamente podían comprar los visitantes extranjeros: las tiendas en los hoteles conocidas como tiendas Caracol, aunque existían otras como Cubalse. También antes de los años 90 existieron billetes que permitían comprar en esas tiendas. Eran de diferentes colores: los había carmelitas, que recibían los estudiantes extranjeros en Cuba, o rojos para quienes estaban autorizados a estar en el extranjero por misiones o estudiando, entre otros. Se canjeaban en algunos bancos, sobre todo en el Banco Financiero Internacional (BFI): se entregaba la moneda extranjera y a uno le devolvían esos bonos.

Continuar: LAS TIENDAS RECAUDADORAS DE DIVISAS EN CUBA Y SUS ASPIRACIONES

Omar Everleny Pérez Villanueva

Posted in Blog | Tagged , , , | Leave a comment

WHO WILL BE CUBA’S PRIME MINISTER? A GENERAL AND FORMER CASTRO SON-IN-LAW STANDS OUT

BY NORA GÁMEZ TORRES, Miami Herald

NOVEMBER 04, 2019 04:19 PM, UPDATED NOVEMBER 05, 2019 08:55 AM

Original Article: WHO WILL BE CUBA’S PRIME MINISTER?

Whether in New York, Mexico, or Russia, a face has become familiar in the most recent international trips Cuban leader Miguel Díaz-Canel has made: that of General Luis Alberto Rodríguez López-Calleja.

Image result for General Luis Alberto Rodríguez López-Calleja.

General Luis Alberto Rodríguez Lopez-Calleja, head of the Grupo de Administración Empresarial S.A. (GAESA)

Introduced as “an economic adviser,” the enigmatic military figure was third in line to greet Russian President Vladimir Putin at a meeting last week, just behind the vice president of the Council of Ministers, Ricardo Cabrisas, who renegotiated the debt to Russia, and foreign minister Bruno Rodríguez.

López-Calleja also sat close to Díaz-Canel in a meeting with Mexican president Andrés Manuel López Obrador in mid-October this year and accompanied him to his debut at the United Nations in September 2018.

Although the official Cuban media has been ambivalent, showing López-Calleja in photos but without publicly naming him as part of the official delegations, his growing international profile suggests that Raúl Castro’s former son-in-law could be among the favorites to fill the newly created position of prime minister.

While leaving much in place, the Cuban Constitution approved in February established a division at the top of the government and the appointment of a prime minister. Accordingly, Díaz-Canel changed his title from President of the Council of State and Ministers to President of the Republic at the beginning of October. The Cuban leader has three months to propose a prime minister, who will be in charge of the day-to-day running of the country.

“The election or designation of the prime minister is a decision in which the executive committee of the Political Bureau of the [Cuban Communist Party], the nerve center of the Cuban one-party system, will have the lead,” said Arturo López-Levy, assistant professor of international relations and comparative politics at Holy Names University in Oakland. Key figures of the generation of historical leaders, such as the first and second secretary of the Party, Raúl Castro and José Ramón Machado Ventura, as well as Castro’s successor in the presidency, Díaz-Canel, must approve the candidate, the analyst said.

López-Levy is López-Calleja’s cousin but declined to comment on their family relationship.

Although the president of the republic, Díaz-Canel, remains as head of state and “supreme” chief of the armed forces as established in the new Constitution, the prime minister will have great power as head of government and chief decision-maker in the administration of the country.

The new prime minister must manage the economic situation of the country, “particularly in the areas of food and energy security,” have the support of the Party and the Armed Forces high command, as well as knowledge of international affairs, especially relations with the U.S., Russia, and China, López-Levy said.

López-Calleja, a Castro relative with proven experience in administration and leadership over the military, as well as contact with business people and foreign leaders, stands out as the ideal candidate for the position.

He is the true czar of the Cuban economy, being at the head of the Grupo de Administración Empresarial S.A. (GAESA), a conglomerate of military companies estimated to control at least half of the Cuban economy. GAESA manages critical areas such as the remittance business, most of the tourism industry, the Special Development Zone in the Port of Mariel as well as the main stores and supermarkets, gas stations, import and export companies, shipping and construction companies, warehouses and an airline.

In emails obtained by the Miami Herald, managers at Odebrecht — the Brazilian construction company involved in a corruption scheme throughout Latin America that was in charge of the modernization of the Port of Mariel in Cuba — wrote that, though López-Calleja divorced one of Raúl Castro’s daughters, Deborah, he had the ear of the Cuban leader and exercised “strong leadership in the decisions made by the Cuban government. All our businesses in Cuba passed through their hands.”

GAESA is currently under U.S. sanctions. Some analysts suggest that the fact that the Trump administration did not include López-Calleja among Castro’s relatives hit with recent visa sanctions might indicate that the U.S. believes the general could play a key role during a transition on the island.

But internal movements in Cuba are difficult to predict, and López-Calleja is not the only one with prospects of becoming prime minister.

Foreign Minister Rodríguez has increased his international profile in recent years, capitalizing on his frequent harsh criticism of the U.S. government while negotiating a new diplomatic agreement with the European Union. He also served in the military and has spent years cultivating relations in the Party as a member of its Central Committee, to the point that he is seen as someone who represents the most conservative voice of the Party in the foreign ministry.

While Rodríguez and Tapia are currently members of parliament, López-Calleja must become a deputy in order to be nominated as prime minister, a requirement written in the new Constitution. Since the last parliamentary elections in March 2018, the Assembly has dropped 22 deputies and admitted 16 new ones who were not elected, through a mechanism that is not public.

The Party could also choose one of its own, for example, economist Jorge Luis Tapia, appointed a vice president of the Council of Ministers in September, after a decade leading the Party, first in the province of Ciego de Ávila and then in Camagüey.

Rodríguez, however, lacks experience in administration, and Tapia lacks international contacts.

Castro and the military could also keep López-Calleja as an influential figure who acts behind the scenes, especially for his valuable contacts with international business people.

“While he is a logical candidate given his success at managing GAESA, his business expertise may be more valuable there than as prime minister,” said William LeoGrande, a professor of government at American University and a specialist in U.S. relations with Cuba.

But the advance age of Castro, 88, and Machado, 89, leads López-Levy to think that whoever occupies the prime minister position will have real power during an imminent transition.

“In the transitions of post-revolutionary regimes, the titles acquire real power,” he said. In those circumstances, “people prefer to formalize their position.”

Arturo López-(Cajella)-Levy

Posted in Blog | Tagged , , | Leave a comment

TRUMP ACTIVATED A LONG-DORMANT CLAUSE IN CUBA TRADE WAR — AND IT’S STARTING TO HURT CANADIAN COMPANIES

Sherritt International is suffering from a ratcheting up of U.S. restrictions on everything from financial transactions, to travel and shipping

Naomi Powell, November 5, 2019, 3:47 PM EST

Tougher U.S. sanctions on Cuba squeezed Sherritt International in the third quarter, disrupting the supply of diesel to its nickel mine on the island and casting doubt over the timing of key payments in foreign currency.

The Toronto based firm, which operates the Moa mine as a joint venture with the Cuban government, was forced to adopt conservation measures including running fewer mining trucks as U.S. sanctions on oil shipments worsened an acute fuel shortage.

The measures reduced production of mixed sulphite, though nickel production was unaffected. Mixed sulphides production is now back on track and access to fuel supply returned to normal in the fourth quarter, the company said in a call with investors Friday.

Meantime, the Trump administration’s attempts to unsettle business in the Communist run nation have stifled the flow of cash Cuba needs to pay Sherritt, which has taken pains to limit its direct exposure to American sanctions, including the recent activation of Title III of the Helms Burton Act.

 

Sherritt’s Moa Cuba Operations

“The U.S. sanctions continue to be a concern for us,” Sherritt chief executive David Pathe said in a call with analysts last week. “There is potential for further sanction increases in the months ahead and that does put further difficulty on our ability to forecast the timing of Cuban receivables, receipt of cash on Cuban receivables from our Cuban partners in the oil and power business.”

The Trump administration moved in April to activate Title III of the 1996 Helms Burton Act, the legal underpinning of the U.S. embargo on Cuba. The long-dormant provision allows parties whose property was confiscated by the Cuban government in the 1959 revolution to sue in U.S. courts anyone who “traffics” or derives an economic benefit from that property. The provision has been suspended by every previous U.S. President.

Though a certified claim of $88.3 million stands against Sherritt’s Moa nickel mine, the company has structured its operations to avoid having any presence in the U.S. where a claim could be pursued. And changes made in 1996 to Canada’s Foreign Extraterritorial Measures Act (FEMA) state that any judgement made under the U.S. embargo will not be recognized or enforced in Canada.

But that hasn’t sheltered Sherritt from a ratcheting up of the U.S. restrictions on everything from financial transactions, to travel and shipping.

In an effort to punish Havana for its close ties to Nicolas Maduro’s regime in Venezuela, the Trump administration has limited U.S. travel to Cuba, banned American cruise ships from entering Cuban ports, imposed sanctions on shipping companies and restricted the ability of Americans to send remittances to family in the country. The moves have limited foreign investment in Cuba, restricted access to supplies and equipment and reduced the availability of foreign currency, Sherritt said.

That’s left the Caribbean nation unable to pay Sherritt — it’s largest private investor — for the energy it has produced. Sherritt also produces electricity, oil and gas in the country.

“Each one of those implemented successively does impact Cuba’s ability to draw hard currency reserves into the country and puts more pressure on their liquidity situation and hence more pressure on their ability to service our receivables,” Pathe told investors.

Sherritt’s Cuban partners are currently overdue on US$154.8 million in payments, though the Canadian miner did receive its monthly injection of US$2.5 million, National Bank Canada analyst Don DeMarco said in a note.

Cuba’s timing in paying off the debt will have implications for Sherritt’s liquidity and “ability to repay (or refinance) the Cdn $170 million first tranche of corporate debt due in 2017,” he added.

So far 20 lawsuits have been filed under Title III, according to John Kavulich, president of the U.S.-Cuba Trade and Economic Council Inc., a group that tracks Title III lawsuits. That’s a long way from the avalanche of claims many experts were expecting when Trump activated the provision, many of which were expected to affect Canadian companies.

Nearly 6,000 certified claims for property confiscated in Cuba have been certified by the U.S. Justice Department. And the number of uncertified claims have been estimated to be as high as 200,000.

Many parties are likely waiting to see how U.S. courts sort out various jurisdictional and other issues related to the law before venturing out with their own claims, said John Boscariol, head of the international trade and investment law group at McCarthy Tétrault LLP.

“This just happened in April so this is just the tip of the iceberg I think,” he said. “A lot of Canadian companies stepped in to fill the vacuum after the U.S. left so I think we’ll be seeing a lot more of this.”

Though former U.S. President Barack Obama sought to settle the certified claims and restore relations with Cuba, Trump has taken a markedly different stance. Ultimately the action will have a “chilling effect” on investment in Cuba, he added.

“Rather than face lawsuits, these companies may decide not to spend in Cuba at all,” he said.

Financial Post

Posted in Blog | Tagged , , , , , | Leave a comment

The Cuban Economy: Private, Cooperative and Underground

Attached is a Power Point Presentation delivered at Kennesaw State University on October 24, 2019.  Kennesaw Presentation on Cuban Economy, October 24, 2019

 

 

Posted in Blog, Featured | Tagged , , , , , | Leave a comment

Public and Private, Market and Plan: Some Lessons from Cuba and the United States.

Attached is the PDF of a P.Pt. presentation delivered at Kennesaw State University on October 24, 2019 entitled Public and Private, Market and Plan:Some Lessons from Cuba and the United State: 

    Public and Private, Market and Plan, Kennesaw, Oct. 24, 2019

Posted in Blog, Featured | Tagged , , , | Leave a comment

Cuba: redolarización de la economía y el fracaso del CUC

Autorizar operaciones con divisas en algunos mercados de consumo y en algunas industrias es abrir la caja de Pandora a una redolarización acelerada del resto de la economía.

por Pavel Vidal Alejandro,  octubre 18, 2019

Esta semana el gobierno cubano anunció un grupo de transformaciones monetarias para enfrentar la compleja situación financiera y de balanza de pagos que agobia en extremo a la economía. No se trata de la reforma monetaria que llevan años anunciando. No van dirigidas a unificar el sistema monetario, sino que producen nuevas fragmentaciones.

No apuntan a una solución definitiva y de largo aliento al complejo y distorsionante sistema de múltiples tipos de cambios y dualidad monetaria. Son medidas para afrontar la crisis actual y buscar algún alivio rápido a los crecientes desbalances financieros que se vienen acumulando desde 2015 a raíz de la crisis venezolana y el congelamiento de las prometidas reformas estructurales, situación que desde finales de 2017 se ha agravado con el endurecimiento de las sanciones económicas desde la actual administración estadounidense.

La motivación no es estructurar un sistema monetario que efectivamente contribuya a la estrategia de largo plazo del país y al desarrollo de todo el sistema productivo. Nuevamente son medidas que se toman en el calor de la urgencia y buscando un resultado inmediato, sin mucho tiempo para pensar en las implicaciones futuras. De hecho, la reforma monetaria que hasta hace muy poco se presentaba públicamente en la agenda oficial era la unificación monetaria.

Las recientes decisiones se mueven en la dirección opuesta, llevan a la economía a operar no con dos, sino con tres monedas: pesos cubanos, CUC y dólares (o su equivalente en otras divisas internacionales). No restablecen el peso cubano como único signo monetario, tal como estaba plasmado en múltiples documentos oficiales, sino que redolarizan parcialmente la economía.

Las medidas persiguen un objetivo muy preciso. Evitar que las familias y el sector privado siga importando bienes a través de vías informales, sobre todo a través de personas que viajan a Panamá y otros destinos, compran en estos mercados y regresan a Cuba con las mercancías. Se busca que las divisas se queden y se gasten en el territorio nacional.

Para ello se van a organizar unos mercados de consumo que funcionarán en dólares y operarán con tarjetas bancarias, y que estarán mejor surtidos que los actuales mercados en CUC. Para poder comprar las personas deberán tener una cuenta bancaria en dólares (o en otras divisas internacionales) en alguno de los bancos estatales.

Las empresas estatales que vendan en estos mercados podrán usar las divisas para importar directamente sus insumos sin necesidad de aprobación del plan central, y sin tener que lidiar con la falta de convertibilidad de las monedas locales. También se establecen mecanismos para que las familias y el sector privado pueda importar a través de empresas estatales.

Es previsible que en el corto plazo se observen efectos positivos. Las nuevas medidas van a fortalecer la liquidez en divisas de los bancos, las familias van a tener mayores opciones de compra en mercados formales, y el sector privado va a contar con acceso más directo a determinados insumos a menores costos. También favorece que determinadas industrias estatales puedan recibir financiamiento, sustituir importaciones y actuar con mayor autonomía del plan central. Por supuesto, todo ello dentro de la acotada eficiencia y competitividad con que opera el monopolio estatal en el comercio exterior y la industria, el cual se conserva.

La economía cubana ya estuvo dolarizada en la década de los noventas y en los primeros años de los 2000. En 2004, sin eliminarse la dualidad monetaria y de tipos de cambio, el Banco Central desdolarizó la economía sustituyendo los dólares en circulación por el peso cubano convertible (CUC). El CUC permitió recuperar la autonomía de la política monetaria y se veía como una transición hacia una futura unificación monetaria.

Dentro del Banco Central y desde la academia advertimos que la desdolarización implicaba retos, que se requería manejar la emisión del CUC con algún tipo de regla transparente y verificable. Sin embargo, desde 2004 se abandonó la caja de conversión que respaldaba el CUC (ya los CUC no tuvieron más un cien por ciento de respaldo en reservas de dólares), nunca supimos cuánto CUC se emitía cada año, la Asamblea Nacional se mantuvo aprobando el presupuesto del Estado y el déficit fiscal en pesos cubanos sin saber qué pasaba con el presupuesto en CUC. Y nunca la política económica definió una regla para un manejo prudente de las reservas internacionales.

La política cambiaria tampoco ayudó. En los últimos quince años la economía estuvo sujeta a múltiples choques económicos y financieros, pero la tasa de cambio del CUC se mantuvo inamovible (se aplicó una única corrección para regresar a la paridad con el dólar estadounidense y revertir la apreciación de 8% decretada en 2004).

Tener que devolvernos a los mecanismos monetarios y financieros de los años noventa es un reconocimiento de facto del fracaso de la desdolarización. Que nuevamente se tenga que recurrir a monedas extranjeras para hacer funcionar los mercados domésticos confirma que fracasaron las políticas e instituciones que guiaron el funcionamiento del CUC desde 2004.

La emisión desproporcionada de CUC, la subordinación de la política monetaria a los vaivenes y excesos del gasto público, y la falta de transparencia, poco a poco fueron socavando la convertibilidad y la credibilidad del CUC. Las cadenas minoristas, las industrias estatales y hasta las empresas extranjeras terminaron inundados de CUC con los cuales pueden hacer poco dentro de los mercados domésticos y casi nada de operaciones de importación, pagos de deuda externa y repatriación de utilidades.

La redolarización es una medida que alivia en el corto plazo, pero deja muy mal paradas a las instituciones que definen las políticas económicas. Si no pudieron manejar adecuadamente el CUC, qué garantías existen para un futuro escenario donde solo circule el peso cubano.

Autorizar operaciones con divisas en algunos mercados de consumo y en algunas industrias es abrir la caja de Pandora a una redolarización acelerada del resto de la economía. Otras empresas estatales también van a solicitar participar en los nuevos mercados dolarizados, los inversionistas extranjeros van a exigir poder operar en divisas extranjeras dentro del mercado cubano y los trabajadores van a demandar salarios o estímulos en dólares. El sector privado y agrícola también tiene ahora mayores incentivos para fijar precios y cobrar en dólares.

Algunos en las esferas de gobierno pudieran inclinarse a abandonar definitivamente el peso cubano y el CUC y dolarizar toda la economía. Sería un tema a debatir. Habría que considerar experiencias recientes de economías que no les ha ido tan bien sin contar con una moneda propia (Grecia o Ecuador), y países como Colombia que han logrado usar su política monetaria y la depreciación de la tasa de cambio para amortiguar una caída de las exportaciones (debido al desplome de los precios del petróleo) mayor que la que ha tenido Cuba debido a la crisis venezolana.

También habría que tomar en cuenta a economías como Argentina y la misma Venezuela que con una moneda propia tampoco han logrado corregir sus desequilibrios macroeconómicos y estabilizar el crecimiento del PIB. Creo que el debate nos llevaría muy cerca a concluir que lo que más importa son las instituciones, las políticas y las condiciones estructurales que definen el curso de las monedas, justo lo que falló con el CUC y que seguirá faltando si se mantienen congeladas las reformas.

El gobierno no ha dicho qué va a suceder con el proyecto de eliminación de la dualidad monetaria. Pero parece obvio que por ahora queda descartada la unificación de las monedas. Sin embargo, sigue siendo necesario el ajuste de la tasa de cambio oficial del peso cubano en el sector empresarial estatal.

La economía continúa requiriendo de una corrección de la tasa de cambio que clarifique los balances financieros de las empresas y los precios relativos. La corrección del tipo de cambio del peso cubano no puede abandonarse después de haberse decretado un aumento significativo de salarios en el sector estatal.

Con un tipo de cambio más realista se podría otorgar algún grado de convertibilidad al peso cubano e incentivar que las empresas estatales vendan en pesos y mitiguen el impacto inflacionario de la expansión salarial. De hecho, la devaluación del tipo de cambio oficial del peso cubano podría ser una vía para reducir los incentivos a la dolarización de más industrias y mercados. La redolarización anunciada cancela la unificación de las monedas, pero no la unificación cambiaria.

 

Image result for cuc cuban currency

Posted in Blog | Leave a comment

An Energy Crisis Is Putting Cuba’s Post-Castro Leadership to Its First Test

William M. LeoGrande | Tuesday, Oct. 8, 2019

Venezuela’s economic collapse and Washington’s new sanctions on companies shipping Venezuelan oil to Cuba have plunged the island nation into its most severe energy crisis since the collapse of the Soviet Union in the early 1990s. In response, Havana is looking to its old ally Russia to plug the hole in energy supplies left by the decline in Venezuelan shipments. But the crisis is hampering plans to implement economic reforms that Havana hopes will respond to popular demands for economic liberalization while retaining the Communist Party’s political dominance.

Continue reading: An Energy Crisis Is Putting Cubas Post-Castro Leadership to Its First Test

Image result for cuba energy refineries gas

Posted in Blog | Tagged , , , | Leave a comment
Page 1 of 8112345678910...255075...Last »