Tag Archives: Politics

A Revolt Against The Revolution: THE CUBAN GOVERNMENT CRACKS DOWN ON PROTESTERS

The communist island has not seen such big displays of discontent for decades

Original Article: A REVOLT AGAINST THE REVOLUTION

On july 11th thousands of protesters took to the streets spontaneously in more than 50 Cuban towns and cities. They had a long litany of grievances: recurring electricity shortages, empty grocery shops, a failing economy, a repressive government and an increasingly desperate situation regarding covid-19. In a display of discontent not seen on the communist island for perhaps six decades, people of all ages chanted and marched, some of them to the tune of clanging spoons and frying pans. They shouted “Patria y Vida!” (Fatherland and Life)—a riff on the revolutionary slogan “Patria o Muerte” (Fatherland or Death), and the name of a rap song which criticises the government—along with “Libertad!” (Freedom) and “Abajo la dictadura!” (Down with the dictatorship).

Although protests continue, by the next day cities were quieter as the police went from house to house, rounding up the demonstration leaders. Riot police spread out across cities, plainclothes officers took to the streets and pro-government mobs brandishing images of Fidel Castro were called in to chant revolutionary slogans and wave Cuban flags. Miguel Díaz-Canel, the president and first secretary of the Communist Party, appeared on television to declare: “Cuba belongs to its revolutionaries.” Around 150 people have gone missing, and one protester has been killed. There are rumours that young men are being forcibly conscripted into the army.

The big question is how much staying power the protests will have. The coming weeks will show whether the regime’s stock response of swatting down any signs of dissent will work again. The government has little leeway to buy social peace. Cuba has been badly hit by covid-19 and by a precipitous drop in tourism, on which it heavily depends. A lack of foreign currency with which to buy imports has led to acute food shortages and blackouts. Under the administration of Donald Trump, the United States tightened sanctions on Cuba. These have added a little to the island’s longstanding economic troubles.

Cuba’s reluctance to buy foreign vaccines, born of a mix of autarky and a shortage of cash, means that only 16% of the population is fully inoculated. Home-grown vaccines are being developed, but have not yet been fully rolled out; meanwhile, pharmacies are short even of basics like aspirin. Whereas tourism has resumed in nearby places where covid-19 has receded, such as Jamaica and the Dominican Republic, Cuba is suffering from rising infections. Even the official data show the number of new cases doubling every seven days. In a video posted to Facebook, Lisveilys Echenique, who lives in the city of Ciego de Ávila, described how her brother spent 11 days battling covid-19 without treatment because he could get neither medicine nor a hospital bed. After he died, his corpse remained in her home for seven hours before an ambulance arrived.

The Cuban economy came close to collapse in the early 1990s, after the fall of the Soviet Union brought foreign aid to an abrupt halt. There were public protests then, too, which were quickly dispersed. But Cubans now have access to the internet and are adept at using it to mobilise. Videos of police violence and arbitrary arrests have been circulating rapidly in recent days. At one point in the afternoon of July 11th, as the protests reached their height, the authorities appeared to block all internet access. Some social-messaging sites have also been suspended.

But much as the government may wish to turn the internet off, it cannot afford to: the exorbitant access fees charged by the state telecoms monopoly are an important source of foreign exchange. The internet is also a vital conduit for remittances from Cubans abroad. Mobile data and Wi-Fi charges bring in perhaps $80m a month for the government, estimates Emilio Morales of Havana Consulting Group in Miami.

“The government has closed itself up like an oyster,” says José Jasán Nieves Cárdenas, editor of El Toque, a Cuban magazine mostly published online. “Instead of acknowledging that it has to come out and establish a dialogue with its people, it has chosen repression.” Tear gas and rubber bullets were used against crowds, although in some instances security officers were so outnumbered by protesters that they were forced to retreat. As things escalated, police cars were overturned and some dollar stores, symbols of the regime’s economic incompetence, were ransacked.

Mr Díaz-Canel blames Cuba’s troubles on the embargo imposed by the United States, as the government always does. He has ignored the complaints of the protesters, dismissing them as mercenaries, and offered excuses rather than plans for reform. After the president gave a speech on July 12th more protesters gathered outside the Capitol building in Havana. Other than stepping down, there is not much Mr Díaz-Canel could do to make amends to his people, says the owner of a small business. “You can’t cover the sun with one finger,” she says. Rumours are circulating that even members of the police are starting to defy their orders, as some think the protesters have a point.

Alfred Martínez Ramírez, a member of 27n, a group of activists, artists and intellectuals campaigning for greater freedom of expression, joined a protest outside the Ministry of Culture in November. Some 300 people were present, which at the time seemed a huge number. Cubans rarely protest, not least because unauthorised public gatherings are illegal. Seeing thousands of people on the streets of Havana and elsewhere in Cuba gives Mr Martínez Ramírez hope that his group is not alone, and that they may have even helped many others overcome their fear of dissent. “There has been an awakening,” he says.

Posted in Blog | Tagged , , , , | Leave a comment

LAS RAZONES DEL 11-J Y LAS OPCIONES POSIBLES.

julio 17, 2021

Autor: Mauricio de Miranda

Original Source: Las razones del 11-J y las opciones posibles.

En días pasados estallaron protestas sociales en diversas localidades de Cuba. Para los dirigentes cubanos y los medios oficiales de prensa que responden al gobierno cubano, se trata de “disturbios, desorden, causados por una operación comunicacional que se prepara desde hace tiempo”, propiciados por “mercenarios al servicio del imperialismo”. Sin embargo, más allá de una retórica que se basa en el no reconocimiento de la realidad política, económica y social que vive el país y en achacar la responsabilidad de las protestas, denominadas desórdenes -aunque los hubo como en todas las protestas-, a agentes al servicio de intereses extranjeros, Cuba enfrenta desde hace muchos años una crisis económica y social de graves proporciones que se ha transformado en una crisis política. Es imprescindible debatir acerca de las causas pero también abrir un debate sobre las alternativas y posibles soluciones, con el objeto de evitar que el país llegue a un callejón sin salida.

Las razones económicas.

La situación económica actual de Cuba es la más terrible desde el llamado Período Especial de los años noventa del pasado siglo. En 2020, el Producto Interior Bruto (PIB) cayó un 11,3% pero ya en 2019 se había producido una caída del 0,2% y el crecimiento promedio anual entre 2015 y 2019 fue de solo 1,7%, lo cual es insuficiente para asegurar una senda de desarrollo económico. El gobierno cubano ha insistido en responsabilizar al bloqueo estadounidense y a los efectos de la pandemia con la situación económica del país. El recrudecimiento de las sanciones económicas durante la administración de Trump y la aparición y ahora el empeoramiento de la pandemia han tenido efectos nocivos indudables en la economía cubana, sin embargo, no son los responsables de los graves problemas estructurales que ésta padece.

A lo largo de más de seis décadas se han ido acumulando serios problemas que dependen, principalmente, de los sucesivos errores de política económica cometidos por la dirección del país, que han conducido a un incremento de la vulnerabilidad externa de la economía cubana y han dificultado el desarrollo de la producción nacional, debido a la excesiva centralización de las decisiones económicas, a la incapacidad para generar suficientes estímulos al desarrollo productivo y a los frenos que se han impuesto al emprendimiento.

Las reformas económicas que se han realizado desde los años noventa han sido parciales e insuficientes, no han abordado los cambios estructurales de forma sistémica y no han apuntado a la promoción del emprendimiento empresarial. La mayor parte de las ramas de la industria nacional y varias de las más importantes producciones agropecuarias en 2019 tenían niveles inferiores a los de 1989. A partir de la crisis de los noventa el gobierno optó por el desarrollo del turismo. Fue una decisión parcialmente correcta pero lo que no debió ocurrir es que ese desarrollo obviara las necesidades del desarrollo industrial y agrícola del país.

La excesiva dependencia respecto al turismo es una causa estructural fundamental en la debacle actual de una economía que prácticamente carece de reservas y de alternativas productivas, con una industria azucarera que está produciendo a niveles de principios del siglo XX, con el resto de la industria prácticamente colapsada y con una agricultura afectada por una estructura de precios y excesivos controles que desestimulan el desarrollo de la producción de alimentos y de materias primas.

Con campañas políticas no se resuelven los problemas de la producción. El país está importando gran parte de los alimentos que podría producir y carece de las divisas necesarias para importarlos. Para colmo, se insiste en el control monopólico estatal del comercio exterior. Sigue sin dar los pasos necesarios para promover la legalización de pequeñas y medianas empresas privadas que promuevan el emprendimiento y canalicen el empleo superfluo que es una excesiva carga al presupuesto del Estado. Persisten en la planificación centralizada en condiciones de una inmensa escasez y no generan otras alternativas. En los años noventa el turismo fue una alternativa y a comienzos del siglo XXI, la exportación de servicios profesionales, principalmente a Venezuela, se convirtió en otra opción muy importante de ingresos en divisas. Estos junto a las remesas, aseguraron la subsistencia económica del país.

En la actualidad, el turismo está en niveles mínimos, las remesas afectadas por las limitaciones de sus fuentes debido a problemas económicos de los remitentes y al endurecimiento de las sanciones durante la era de Trump, mientras que los ingresos por exportaciones de servicios están afectados por su cierre en ciertos países pero sobre todo por la terrible crisis económica venezolana. Entonces, el gobierno no ha querido salirse del guión que ha determinado la política económica, ha actuado con muchísima lentitud y ha adoptado medidas económicas equivocadas.

Los errores más recientes de política económica.

A lo largo de estas décadas se han acumulado una serie de errores de política económica, pero en las condiciones actuales quisiera concentrarme en dos: 1) la llamada Tarea Ordenamiento y 2) la apertura de tiendas en monedas libremente convertibles (MLC) para la venta de productos que originalmente se describían como “suntuarios” pero que en realidad resultaron de primera necesidad, no solo para las condiciones de la vida moderna sino incluso para la subsistencia.

El llamado Ordenamiento monetario no fue tal. Desde hace tiempo muchos economistas hemos destacado la necesidad de abolir la dualidad monetaria por el desorden en los sistemas de costos, en el funcionamiento de las empresas y en el establecimiento de precios relativos respecto a la economía internacional. Adoptaron la unificación monetaria y cambiaria como un lineamiento del 6º Congreso del PCC en 2011 y finalmente en 2021 decidieron unificar los tipos de cambio a una tasa sobrevaluada, a la cual el Banco Central no puede asegurar la venta de la divisa extranjera, con lo que, inmediatamente, se desarrolló el mercado negro de divisas en el que el dólar se cotiza a varias veces por encima del valor oficial.

En lugar de establecer la soberanía del peso cubano como moneda nacional, crearon tiendas en MLC, re-dolarizando parcialmente la economía y vendiendo en ese mercado bienes a los cuales no tiene acceso la población que carece de remesas o de opciones de ingresos en divisas, generando un grave problema social debido a la marginación de un sector considerable de la población en la capacidad de adquirir dichos bienes.

La unificación cambiaria llegó acompañada de un incremento de salarios en el sector estatal y de pensiones en niveles claramente inferiores a los incrementos reales en los precios, producidos por una estampida inflacionaria, lo cual ha causado gran insatisfacción en una parte considerable de la ciudadanía que continúa sin asegurar sus necesidades básicas a partir de sus ingresos debidos al trabajo.

Los problemas sociales.

La insatisfacción creada por los errores de política económica y la persistencia de los mismos a veces ha podido canalizarse por los mecanismos controlados por el poder pero ni esas ni aquellas que ni siquiera han podido ser planteadas oficialmente sino que se expresan en redes sociales, han tenido una respuesta creíble más allá de achacar al bloqueo de todo cuanto no funciona. No se trata de anexionistas, ni de delincuentes, ni de agentes de alguna potencia extranjera. Se trata simplemente de ciudadanos cubanos que necesitan satisfacer aspiraciones en la única vida probada que tienen y que sienten que el gobierno del país no está siendo capaz de ofrecer las alternativas de solución necesarias.

La sociedad cubana de hoy es claramente diferente a la que decidió permanecer en el país tras el triunfo revolucionario. Existe un porcentaje creciente de jóvenes, que están a dos o tres generaciones de la que hizo la Revolución y que tiene esperanzas de vida, intereses, aspiraciones y proyecciones políticas y sociales propias y muy probablemente diferentes y a las que incluso la Constitución actual les priva del derecho a definir el tipo de Estado y de sociedad que prefiere. Y dentro de este grupo, existe una parte considerable de personas que viven en condiciones de subsistencia y no ve opciones de mejoramiento de las mismas.

En otras oportunidades, la emigración, incluso con cierto nivel de masividad, como ocurrió en los primeros años sesenta, en 1980 y en 1994, ha actuado como válvula de escape para solucionar las insatisfacciones individuales, pero también para reducir el factor de oposición social interna. En esta ocasión esta posibilidad está claramente muy limitada.

La emigración carece de derechos políticos, pero a ella se ha apelado, una y otra vez, para que haga valer sus derechos al envío de remesas familiares pero sin reconocerla socialmente como un factor importante para la solución de los problemas económicos del país y sin integrarla políticamente en un sistema democrático. La emigración es un factor decisivo en la solución de muchos de los problemas económicos del país y también debería ser un importante actor político a partir de su experiencia en otras realidades.

En la sociedad cubana existe una parte considerable que carece de opciones y de perspectivas, que vive en una situación de pobreza que no es reconocida públicamente por las autoridades cubanas. En consecuencia, gran parte de esa población salió a las calles como explosión de una situación de hastío. Sin embargo, hay que tener en cuenta que antes de eso ya se habían producido una serie de indicios de protesta pacífica en diversos sectores sociales, incluidos los artistas, reclamando espacios de diálogo que solo han encontrado la intolerancia y el rechazo como respuesta.

Los problemas políticos.

Todo este conjunto de cuestiones ha llevado a una crisis política de la cual estas protestas públicas han sido solo un primer momento, si consideramos su capacidad de difusión y su masividad. Sin embargo, existe una parte de la sociedad cubana inconforme con la situación del país que no se expresa por miedo a las consecuencias negativas que pueden sufrir debido a una cultura arraigada de exclusión de las opciones políticas diferentes a las defendidas desde las estructuras de poder. El gobierno cubano debería considerar esta realidad política y actuar en consecuencia si realmente quiere evitar que la fractura social y política en la sociedad cubana se profundice y supere el nivel de polarización que ya es gravísimo.

En 2019 se adoptó una nueva Constitución que establece en su artículo 1 que “Cuba es un Estado socialista de derecho y justicia social, democrático, independiente y soberano, organizado con todos y para el bien de todos como república unitaria e indivisible, fundada en el trabajo, la dignidad, el humanismo y la ética de sus ciudadanos para el disfrute de la libertad, la equidad, la igualdad, la solidaridad, el bienestar y la prosperidad individual y colectiva”. Sin embargo, existen ejemplos que demuestran que muchos de esos preceptos no reflejan la realidad política del país.

El artículo 5 de la carta magna le otorga al Partido Comunista de Cuba, la condición de “fuerza política superior de la sociedad y del Estado”, lo cual, en la práctica, coloca al Partido por encima de la sociedad. Esta realidad no tiene nada de democrática, toda vez que tampoco el Partido Comunista es una organización democrática en su vida interna.

En esa misma Constitución se garantizan el derecho a la vida, la integridad física y moral, la libertad, la justicia y la seguridad …. (artículo 46); el derecho a que se respete su intimidad personal y familiar … (artículo 48); a la inviolabilidad de su domicilio (artículo 49); a la inviolabilidad de la correspondencia y demás formas de comunicación (artículo 50); las personas no puede ser sometidas a desaparición forzada, torturas ni tratos o penas crueles inhumanas o degradantes (artículo 51); el Estado reconoce, respeta y garantiza a las personas la libertad de pensamiento, conciencia y expresión (artículo 54); se reconoce la libertad de prensa (artículo 55); los derechos de reunión, manifestación y asociación, con fines lícitos y pacíficos, se reconocen por el Estado siempre que se ejerzan con respeto al orden público y el acatamiento a las preceptivas establecidas en la ley (artículo 56); se reconocen a las personas los derechos derivados de la creación intelectual (artículo 62); los ciudadanos cubanos tienen derecho a participar en la conformación, ejercicio y control del poder del Estado, lo cual implica: estar inscriptos en el registro electoral, proponer y nominar candidatos, elegir y ser elegidos, participar en las elecciones, plebiscitos, referendos, consultas populares y otras formas de participación democrática, pronunciarse sobre la rendición de cuenta que le presentan los elegidos, ejercer la iniciativa legislativa y de reforma de la Constitución, desempeñar cargos públicos y estar informados de la gestión de los órganos y autoridades del Estado (artículo 80).

La mayor parte de estos artículos, relacionados con derechos humanos y políticos está sin reglamentar, pero al margen de esto, la propia Constitución contradice algunos de esos derechos. Por ejemplo, la libertad de elegir y ser elegidos, mediante el voto de los ciudadanos es restringida por el inciso “c” del artículo 205 que establece como excepción a “los que no cumplan el requisito de residencia en el país previstos en la ley”. Es decir, a los cubanos residentes en el exterior, que constituyen más de un 20% de la población actual del país y cuyas remesas han contribuido a la subsistencia del país, se les niega ese derecho elemental que está consagrado en la mayor parte de las constituciones de las repúblicas latinoamericanas. De igual forma, la iniciativa legislativa y la reforma de la Constitución, contenidas también en el artículo 80 son restringidas por el artículo 227 que trata sobre la iniciativa para promover reformas a la Constitución, porque la iniciativa de los ciudadanos debe ser “mediante petición dirigida a la Asamblea Nacional, firmada por un mínimo de 50.000 electores”, además de que la Constitución solo puede ser reformada por la Asamblea Nacional en una “votación nominal no menor a dos terceras partes del número total de sus integrantes”, es decir, que no permite que la Constitución sea reformada o elaborada por una Asamblea Constituyente, elegida libremente por la ciudadanía, tal y como ocurrió en 1940. Si la Asamblea Nacional es elegida con base a una lista única que responde a las orientaciones del Partido Comunista, es fácil intuir que sería imposible contar con ella para reformar una constitución hecha a la medida de los intereses de la dirigencia de dicho partido, que no necesariamente se corresponde con los intereses reales de parte de su membresía.

A diferencia de la mayor parte de los países latinoamericanos, los ciudadanos cubanos carecen del derecho a elegir, mediante sufragio universal y directo, entre varias alternativas, al Presidente y Vicepresidente de la República, a los diputados a la Asamblea Nacional, y a las autoridades de gobierno provinciales y municipales.

Las leyes cubanas posteriores a 1959 no han permitido el derecho a la huelga, ni a la formación de asociaciones sociales, profesionales o políticas que estén por fuera del control del poder político, con lo cual se conculcan los derechos proclamados en los artículos 54 y 56 de la Constitución.

Así, en las cuestiones relativas a los derechos políticos, la Constitución de 2019, al igual que la de 1976, retroceden respecto a la de 1940 que, dicho sea de paso, fue el resultado de una Asamblea Constituyente, elegida democráticamente, en la que también participaron delegados comunistas junto a otros del amplio espectro de fuerzas políticas que caracterizaba a la sociedad cubana de entonces.

La Constitución de 2019 fue aprobada en referendo nacional por una mayoría significativa de la población, pero en su proceso de discusión y debate, solo tuvo cabida la pedagogía del SI y en dicho referendo no se permitió votar a la población cubana residente en el exterior que aun ostenta un pasaporte cubano. Hasta en el régimen pinochetista en Chile se permitió la pedagogía del NO.

En los tiempos recientes han ocurrido varios episodios en los que autoridades cubanas han violado la Constitución aprobada por esa inmensa mayoría alcanzada entre aquellos que tuvieron la oportunidad de ejercer su derecho al voto. Se han producido detenciones de ciudadanos por el simple hecho de caminar por una calle portando un cartel que exige la libertad para alguna persona detenida; han sido detenidas personas por expresar su inconformidad y rechazo al sistema político; fuerzas de la policía han obligado, de forma ilegal, a ciudadanos que no están condenados judicialmente, a permanecer en sus casas en contra de su voluntad y cuando éstos se han negado alegando su derecho a la libre movilidad, han sido detenidos; no se han atendido solicitudes de hábeas corpus, a pesar de que esta figura jurídica está presente en la nueva Constitución y es un derecho universalmente reconocido en las sociedades civilizadas; se mantiene la práctica de expulsar de ciertos centros de trabajo a personas que expresan opiniones contrarias a las que se sostienen desde el poder político, incluso cuando en algunos casos esas opiniones ni siquiera han cuestionado la esencia del sistema político y social; se ha promovido y en otros casos, permitido situaciones de hostigamiento a personas identificadas como desafectas al gobierno del país; para solo mencionar algunos ejemplos de violaciones de la ley suprema de la República, generadas desde las estructuras de poder, que deberían ser sus garantes ante la sociedad.

Desde las estructuras de poder se ha dicho que las manifestaciones del 11-J han sido orquestadas desde el exterior. Es cierto y además público que algunos llamados “influencer” de ciertas redes sociales ha realizado llamados a la desobediencia civil y a la insurrección. Sin embargo, si fuera cierto que estas protestas fueron el resultado de estos llamados y de la labor de zapa del gobierno de los Estados Unidos, esto podría significar que el Partido Comunista carece del liderazgo y la influencia que en Cuba que se establece como precepto constitucional. Argumentar que las protestas fueron orquestadas desde el exterior es un insulto a la ciudadanía y a su derecho a expresar un descontento que antes no ha encontrado otras vías de canalización, debido a la soberbia, al autismo y al escaso espíritu autocrítico de muchos de los que ejercen responsabilidades de dirección en el país y que mantienen un discurso alejado de la realidad del país.

Las protestas sociales, a diferencia de lo que se sostiene desde el discurso oficial, fueron el resultado de la combinación de todos esos factores a los que se suma el hastío de muchos ciudadanos que no encuentran una salida esperanzadora a una situación de crisis que persiste en la sociedad cubana desde hace varias décadas pero que en las circunstancias actuales ha cobrado una gravedad extraordinaria.

En las protestas hubo saqueos y destrucción de propiedad pública y privada, que no fueron masivos. ¿En cuáles protestas no ocurren? Es lamentable y condenable. Sin embargo, vale la pena llamar la atención sobre cuales han sido los objetos de estos actos deplorables. En unos casos, fueron algunas tiendas en MLC, que son un símbolo evidente de la diferenciación social establecida en Cuba entre los que tienen acceso a ellas y los que no, por el solo hecho de no disponer de cuentas en una moneda que no se obtiene como resultado del trabajo sino que proviene de remesas desde el exterior. Se produjo el volcamiento y destrucción de algunos automóviles de la policía y de instituciones oficiales. También se produjeron enfrentamientos entre fuerzas antimotines y de policía, tanto uniformados como vestidos de civil y los ciudadanos que protestaban. Las imágenes de supuestos civiles, perfectamente organizados, transportados en vehículos públicos y armados de palos y bates de béisbol para golpear a quienes protestaban son una muestra del insulto que ese día se profirió contra el ideario de la Revolución Cubana. Y la orden fue proferida desde el más alto nivel de dirección del país. No es la primera vez que esto ocurre, sin embargo, si es la ocasión en la que alcanzó las mayores proporciones.

Las opciones.

A pesar de la profundidad de la fractura social y política del 11-J y del nivel de polarización que ha alcanzado la sociedad cubana, para bien del país, la política debería imponerse a la golpiza.

Me opongo a los llamados a una intervención militar extranjera que solo causaría sangre y dolor a las familias cubanas y también en las de quienes, eventualmente, pudieran intervenir. Y me opongo a la represión militar, policial y paramilitar ejercida por quienes tienen el deber de proteger la seguridad del pueblo y no mancillarlo. La vida y la dignidad deben ser preservadas.

Siento un profundo compromiso con la idea original que inspiró la Revolución Cubana, es decir, la democracia y la justicia social. La democracia nos ha sido confiscada y la justicia social se despedaza en cada medida que crea excluidos en nuestra Nación.

Una opción que parece imponerse en el discurso oficial es la de reprimir a quienes han sido identificados como participantes de las protestas y hacer caer sobre ellos el peso de cuestionables figuras jurídicas, y de paso, amedrentar a quienes pudieran protagonizar eventos similares en el futuro con medidas ejemplarizantes. Esta opción solo profundizará la fractura de la sociedad y solo postergaría una futura crisis política y social que podría tener gravísimas consecuencias.

Otra opción, que considero necesaria, sería liberar a todas las personas que han sido detenidas por las protestas y antes de las mismas, por expresar su desacuerdo con el gobierno o con el sistema político actualmente vigente. A fin de cuentas, ellos no realizaron un asalto armado a un cuartel del ejército. No hay que reprimir al descontento sino crear las condiciones para que el descontento pueda ser convertido en satisfacción y esperanza o que al menos ese descontento tenga vías legítimas de expresión, y ello pasa necesariamente por una reconfiguración pacífica de nuestro sistema político.

La Constitución actual no satisface las aspiraciones democráticas de todo el pueblo, precisamente porque excluye a una parte del mismo en el derecho a ejercer su soberanía por lo cual debe ser enmendada, aunque en mi opinión debería ser elaborada una nueva que garantice el establecimiento de un sistema democrático. Para esta enmienda, el elemento inicial debería ser la reforma de los artículos 205, 226 y 227.

En el 205 debería eliminarse la excepción en el derecho al voto de los ciudadanos cubanos residentes fuera del país. En el 226 debería permitirse que la Constitución sea reformada por una Asamblea Constituyente, elegida libremente por la ciudadanía, mediante sufragio universal, además de la actual facultad de la Asamblea Nacional. En el 227 debería modificarse el inciso f que le otorga iniciativa a la ciudadanía para la reforma constitucional solo como petición a la Asamblea Nacional, mediante la recolección de 50.000 firmas, y permitir que estas firmas puedan ser válidas para la convocatoria de una Asamblea Constituyente.

En tales circunstancias y para hacer valer el carácter democrático del Estado que define el artículo 1 de la Constitución, debería convocarse a una consulta nacional vinculante, en la que puedan participar todos los ciudadanos cubanos sin distinción de lugar de residencia e identificados con un pasaporte cubano válido vigente y en la que los electores puedan escoger una de dos alternativas que podrían ser: a) Desea Usted que la Constitución vigente se mantenga como está y que su posible reforma posterior solo sea una facultad de la Asamblea Nacional del Poder Popular; y b) Desea Usted que se convoque a una Asamblea Constituyente, elegida mediante sufragio universal directo y secreto con candidatos nominados o auto-nominados libremente, que elabore una nueva Constitución.

Lo verdaderamente revolucionario, lo verdaderamente progresista, no solo es la urgente necesidad de liberar las fuerzas productivas y el emprendimiento productivo que pueda iniciar la recuperación de la economía y encauzar el proceso de desarrollo, sino también resulta urgente la construcción de un nuevo consenso político, sobre la base del establecimiento de una sociedad verdaderamente democrática en la que tengan cabida las diferencias políticas y el imperio de la ley y de la justicia social.

mauriciodemiranda

La Habana, 1 de abril de 1958. Doctor en Economía Internacional y Desarrollo, Universidad Complutense de Madrid, España. Licenciado en Economía, Universidad de La Habana, Cuba. Profesor Titular del Departamento de Economía de la Pontificia Universidad Javeriana, Cali, Colombia. Ver todas las entradas de mauriciodemiranda

Posted in Blog | Tagged , , , , , , , | Leave a comment

New Book by Vegard Bye, CUBA, FROM FIDEL TO RAÚL AND BEYOND

I have just read Vegard Bye’s Cuba analysis – a bit late as it was published in mid-2020.  It is indeed an excellent analysis of Cuba’s current situation and prospects.  


This is one of the very best general analyses of the inter-relationships between Cuba’s economic conundrums and reforms, its socio-economic transformationsand the character and functioning of the political system.  Bye has drawn from his own experience in Cuba over a number of decades and from a careful and examination of the broad ranges of literature from within Cuba, from Cuban analysts outside Cuba, and from Cuban-American and international analysts. His chapters on the economic changes since the death of Fidel and their social implications is masterful.  Even better is his analysis of Cuba’s political system in Chapters 4, and 6 to 8.  

This volume is a tremendously valuable resource for a comprehension of Cuba’s current situation and its possible future.  

INFORMATION ON THE BOOK:

Title:               Cuba, From Fidel To Raul And Beyond

Format:           Paperback

Published:       August 14, 2020

Publisher:       Palgrave Macmillan

Language:       English

ISBN –             13:9783030218089

OVERVIEW FROM THE BACK COVER:

This book analyzes the economic reforms and political adjustments that took place in Cuba during the era of Raúl Castro’s leadership and its immediate aftermath, the first year of his successor, Miguel Díaz-Canel. Faced with economic challenges and a political crisis of legitimacy now that the Castro brothers are no longer in power, the Cuban Revolution finds itself at another critical juncture, confronted with the loss of Latin American allies and a more hostile and implacable US administration.

TABLE OF CONTENTS

  1. Introduction
  2. Retreat of State as Economic Actor?
  3. Achieving the Required Surge in Investment and Growth?
  4. Political Implications of Socio-economic Changes
  5. T he Evolving International Arena: Fitting into a New Context
  6. More Pluralism or Continued Authoritarianism/
  7. Evolution of Party and State Relations
  8. Towards the End of Gerontocracy
  9. Into the Critical Juncture: Principal Dilemmas and Possible Scenarios

EDITORIAL REVIEWS

“The text that Vegard Bye presents to us summarizes the ideas and visions that he has been developing after years of observing closely the evolution of the Cuban social, political and economic model, especially during the reforms process led by Raul Castro since 2008. His proposals and analysis have the virtue of not falling into common places and stereotypes so usual in the Cuba subject. He found originality from his firsthand knowledge of the Cuban reality, seen from an international perspective and from the prism of modern concepts of political science.” (Pavel Vidal Alejandro, Professor of Economics at Pontificia Universidad Javeriana, Colombia)

“This is a timely book and a well-informed contribution to the ever-going debate about Cuba’s future. The author has accumulated decades of experience in assessing and living in the Cuban reality, and the book offers just that, a scholarly as much as a personal view of the events in the Island. Whether you share or not his opinions, this piece will greatly contribute to your knowledge about this fascinating country, in a way that is both enjoyable and useful.” (Ricardo Torres, Professor at the Center for the Study of the Cuban Economy, University of Havana, Cuba)

“Displaying an expertise gained through several decades of closely watching developments on the island, Bye delivered a very perceptive and informed analysis of the economic and political changes in the post-Fidel era, the outcomes of Raúl Castro’s reform and the political scenarios for the future. A most-needed assessment of Cuba’s contemporary realities from a political science perspective.” (Nora Gamez Torres, Cuban-American journalist covering Cuba and US-Cuban relations for Miami Herald and El Nuevo Herald)

“A timely and thankfully heterodox volume that gives readers a front row seat and fresh and locally informed analysis of contemporary Cuban political economy. The book provides both a sober assessment of Raúl Castro’s 10 years of economic reforms (2008-2018) and an early analysis of the first year of Miguel Díaz-Canel’s―Raúl’s hand-picked successor―government. Its unique perspective derives equally from the author’s immersion in progressive projects of national renovation in Cuba and Nicaragua as a war correspondent, United Nations official, and representative of various Norwegian development agencies. Bye’s ongoing collaboration with various leading Cuban NGOs and civil society groups gives his book an insider’s insight and balance rare for a volume by a non-Cuban about such a controversial topic as Cuban politics.” (Ted A. Henken, Associate Professor of Sociology at Baruch College, City University of New York, USA)

“A study on Cuba focused on its most pressing issues. A must-read for any researcher―carefully researched and accessible to anyone interested in the past, present and future of the Cuban Revolution.” (Harold Cárdenas, co-founder of the Cuban blog La Jóven Cuba)

VEGARD BYE is a Norwegian political scientist, writer, consultant and ex-politician. He has represented the UN High Commissioner for Human Rights in Angola and Bolivia, written extensively on Latin America, and is a consultant specializing on human rights, democracy, conflict and post-conflict societies as well as solar energy. He served as a Substitute Representative (Vararepresentant) to the Norwegian Parliament for the Socialist Left Party from Oslo (1993-1997), meeting in the Standing Committee on Foreign Affairs.  He is currently a Partner at Scanteam a.s., an Oslo-based consulting company focusing on international development and responsible business.

Posted in Blog | Tagged , , , , , , , , | Leave a comment

CUBA: LA POLÍTICA COMO CIENCIA Y COMO TABÚE

ARTICULO ORIGINAL

El autor, aborda la despolitización de la sociedad en Cuba a través de la consigna de la Revolución, a su vez, reafirma la necesidad de la crítica y de la discusión política, así como del conocimiento del sistema político.

Cuba es un país desbordado de política, y a la vez extrañamente apolítico.

​A pesar de toda la inflación de los símbolos políticos, no hay espacio para discusiones políticas genuinas, debates verdaderos, y análisis a fondo del proceso político. Escasean fuentes confiables de información y evaluación de las políticas públicas en la isla. La política está en todas partes, pero como tótem (¡La Revolución!) y tabúes, no como un proceso deliberativo en el sentido de Aristóteles o Hannah Arendt.

​A pesar de la aparente fertilidad de las ciencias sociales en Cuba, medida por el número de revistas académicas y institutos de investigación, lo que encontramos todavía en Cuba son ciencias sociales y humanidades desangradas, que sí hablan de problemas en la isla, pero nunca de poder. Eso solo lo puede hacer a fondo en el exilio y por cubanólogos de afuera, pero casi siempre con datos insuficientes. Por eso los estudios cubanos se basan demasiado sobre repertorios discursivos, dada los escasos datos cuantificable y la falta de transparencia institucional en la isla. Incluso las estadísticas económicas son, a menudo, poco confiables.

 Dentro de la Revolución, No Política

​En la conocidísima novela 1984 de Orwell, desbloqueada en la isla a partir la Feria del Libro de 2016, la Newspeak, o neolengua, “was designed not to extend but to diminish the range of thought, and this purpose was indirectly assisted by cutting the choice of words down to a minimum.”[2] De la misma manera, el gobierno cubano se ha esforzado para despolitizar la sociedad, “achicando” el lenguaje utilizado para hablar de política en el país, reduciéndolo a consignas (o mots d’ordre en el sentido de Bourdieu). La consigna mayor es la misma “Revolución”: origen y fin (mito) de la política; fuerza infinita, omnisciente y omnipresente; actor y proceso; persona, en el sentido de máscara (Grenier, 2020). ¿Quien es responsable de tal o cual decisión? En fin, la Revolución, es decir todo y nada.

Una temprana víctima del achicamiento del lenguaje fueron las ciencias sociales, en particular la ciencia política, eliminada como disciplina académica a principio de los años sesenta bajo la consigna: “La universidad para los revolucionarios” La sociología también fue abolida de 1980 a 1991. Un marxismo leninista de corte soviético (e.g. Konstantinov, Yajot, Makarov) pronto se convirtió en pensée unique en la isla. Con “las ideas de emancipación social de Marx, Engels y Lenin” (Constitución de la República), no hace falta ciencia política—disciplina burguesa por definición, ya que supone una autonomía de la esfera política, y que a la pregunta “quién obtiene qué, cuándo y cómo”, para citar la famosa definición de la política del politólogo Harold Lasswell, la respuesta no puede ser solamente la burguesía o el proletariado.

El economista y cubanólogo canadiense Arch Ritter destaca algunas de las implicaciones de esta situación. Para él, “una de las consecuencias de la ausencia de la disciplina de ciencia política en Cuba es que solo tenemos una vaga idea de cómo funciona realmente el gobierno cubano. ¿Quién en el Politbureau y el Comité Central del partido realmente toma decisiones? ¿Hasta qué punto y cómo las presiones de las organizaciones de masas afectan realmente a la toma de decisiones, o el flujo de influencia siempre es de arriba a abajo y no el inverso? ¿Qué papel desempeñan las grandes empresas conglomeradas que se encuentran en la economía del dólar internacionalizada y la economía del peso en el proceso de formulación de políticas? ¿La Asamblea Nacional es simplemente una concha vacía que, por unanimidad, aprueba cantidades prodigiosas de legislación en períodos de tiempo extremadamente cortos?” (Ritter, 2013). Enseguida pregunta retóricamente: “¿Por qué este análisis político está esencialmente prohibido en las universidades cubanas? Puedes adivinar la respuesta” (Ritter, 2013). Bueno, sí, podemos: tiene que ver con los tabúes acerca de “quién obtiene qué, cuándo y cómo”.[3] Como lo afirmó Masha Gessen con respecto a la sociología en la Rusia de Pútin: “An ideal totalitarian regime would find a way to obtain sociological data without the sociologists” (Gessen, 2016). No existe un régimen totalitario ideal, así que el plan B es tener científicos sociales, pero controlados.

 Fingir el Pensamiento Crítico

​Los estudiosos de las ciencias sociales e intelectuales en Cuba deben rechazar el dogmatismo y celebrar la crítica y los debates, como invariablemente lo hace el mismo liderazgo político[4]. Sin embargo, es sabido que de ninguna manera se puede cuestionar los dogmas oficiales sobre la infalibilidad del liderazgo histórico o la identificación de la dirección con la Revolución, así como la irrevocabilidad del sistema político comunista de partido único. En otras palabras, hay que fingir el pensamiento crítico.

​Ha sido aconsejable para los científicos sociales partir de un repertorio marxista leninista, como fundamento metodológico e ideológico de todas investigaciones, o al menos no confrontarlo con una perspectiva alternativa. Se ha podido explorar teorías no-marxistas (el posmodernismo fue popular durante los años 90), pero con cuidado, sin cuestionar el paradigma único. También se acogen con beneplácito las blandas descripciones de las estructuras jurídicas y los debates pseudo técnicos sobre las políticas públicas en revistas de ciencias sociales como Temas.

​Previsiblemente, los “debates” en Cuba cuentan con oradores ultra-cautelosos que en su mayoría están públicamente de acuerdo unos con otros, siendo toda la energía redirigida hacia las polémicas contra los enemigos oficialmente sancionados y los flagelos intemporales del gobierno: dogmatismo, burocratismo, corrupción, descontento juvenil, residuos pre-revolucionarios del sexismo y el racismo, y por supuesto, el imperialismo norteamericano, el “bloqueo” y el orden mundial capitalista. Todos se animan para “mejorar el socialismo” y la revolución. El liderazgo político rutinariamente desafía a los “intelectuales públicos” y periodistas a atreverse más, no menos: signo infalible de la presencia de la censura sistemática.

​En cualquiera de los “debates” de “Último Jueves”, por ejemplo, las soluciones a los problemas convergen hacia el ideal oficialista: más participación, más compromiso con La Revolución, y a mejorar un sistema político en construcción perpetua. Es significante que cuando unos se atreven a abordar el tema de “cómo funciona el sistema político en Cuba,” como fue excepcionalmente el caso de un “debate” de Último Jueves en febrero de 2016, no hubo ninguna discusión sobre “cómo funciona”, solamente comentarios generales sobre posibles mejoras, las cuales invariablemente pasan por una reafirmación de las aspiraciones oficiales. Cuanto menos se habla de poder, más se habla de ideales políticos universales (justicia, participación, igualdad).

 Pensée unique

​El marxismo de corte leninista permite una politización de la “ciencia” y conlleva un aura científica a la política (el “materialismo científico”). Ha sido una ideología conveniente para el gobierno cubano y para otros gobiernos comunistas por dos razones, ambos relevante para entender el marasmo de las ciencias sociales cubanas.

​En primer lugar, abrazar y estudiar sus textos canónicos adormece la curiosidad sobre los procesos de toma de decisiones reales bajo un tipo de régimen que fue solo un sueño durante la vida de Marx: el comunismo. Marx escribió ampliamente y a veces con perspicacia sobre las fallas estructurales de las sociedades capitalistas (y pre-capitalistas). Pero aparte de sus nebulosas referencias a la Comuna de París y las glosas sobre las estrategias revolucionarias en su “Crítica del Programa de Gotha”, el análisis de Marx del comunismo es más teleológico que político. En la Cuba de hoy, el marxismo leninista es un repertorio de códigos ideológicos y un arma que permite criticar los enemigos del gobierno.

​En segundo lugar, el marxismo (no tanto su versión leninista) puede usarse como una teoría o un paradigma en ciencias sociales, como ocurre en todo el mundo–hoy en día en las humanidades y estudios culturales más que en ciencias sociales y para nada en economía. Pero en sociedades abiertas, el marxismo compite con otras teorías e interpretaciones, lo que le da una vitalidad inexistente en países donde es una pensée unique como en Cuba. No es sorprendente que el marxismo no sea muy sofisticado en Cuba: la ausencia de crítica genuina, la cual pasa por la confrontación con otras perspectivas, es una sentencia de muerte para cualquier perspectiva científica o filosófica.

​Un tropo común utilizado por los porteros de las ciencias sociales oficiales es que el marxismo cubano es crítico y humanista, al revés del marxismo soviético “rígido” y “mecánico”, defendido (y definido) por nadie. Se puede criticar el “estalinismo”, entendido como desviación del modelo leninista original (oficializado en la misma constitución cubana), pero no la Constitución de Stalin de 1936, la cual es el modelo por la constitución cubana de 1976. En Cuba, el rechazo del “marxismo mecánico” es mecánico. Tiene que ver con posicionamiento político y burocrático, no con la práctica de la crítica, sin la cual ningunas ciencias sociales pueden florecer.

​Hay buenos cientistas sociales en Cuba, por la misma razón que hubo buenas pinturas erótica en la época medieval: porqué el talento y la imaginación siempre pueden manifestarse a pesar de los parámetros más estrechos.

 MSI, 27N, y Articulación Plebeya

​El espacio público se abrió inesperadamente con la irrupción del Movimiento San Isidro en septiembre de 2018 y la manifestación frente al ministerio de cultura el 27 de noviembre de 2020 (27N). Se trata de un movimiento de jóvenes artistas y periodistas independientes, con demandas bastante parecidas a la Glasnost (más espacio de expresión), pero con relámpagos de críticas metapolíticas que amenazan el régimen. Recordamos que el mundo del arte goza de una autonomía relativa y condicional impensable en la universidad. El arte de vanguardia, por definición disonante y elitista, es también una fuente importante de proyección internacional y de divisas por las arcas del estado (el embargo no se aplica a la venta de producción artística).

​No hubo, que yo sepa, apoyo significativo de la universidad al movimiento, salvo una larga petición, con más de quinientos nombres de “intelectuales cubanos,” titulada “Articulación Plebeya”.[5] Si no me equivoco, la grande mayoría de los firmantes viven en el extranjero, y el texto de la petición se limita a celebrar el bien común, la paz, el medio ambiente, el diálogo, la inclusión, y mucho más parecido, todo “dentro del marco de las leyes y la Constitución.” Aunque llama la atención el pasaje sobre el rechazo a “toda acción estatal violenta,” el tono más conciliador que el del MSI o 27N indica claramente la presencia de parámetro más estrechos en la academia que los que rigen el mundillo de las artes y de lo que podemos llamar la sociedad civil cubana.

 Conclusión

​Un país no puede sobrevivir sin historiadores, matemáticos, economistas, biólogos, etc. Aparentemente sí se puede subsistir sin genuinas ciencias políticas … pero ¿a qué precio? Y las ciencias sociales en general, ¿que pueden cumplir si el máximo de crítica posible es la revista “Temas”? ¿Y si Cuba Posible ya no es posible?

​Para funcionar bien y utilizar plenamente su capital humano, un sistema político necesita transparencia, información, examen crítico de las políticas públicas, sin miedo a la verdad. En Cuba se necesita mejores datos sobre cómo funciona realmente su sistema político, y análisis a fondo de los problemas y de sus posibles causas políticas, levantando el velo del secreto que cubre la mayoría de las transacciones políticas. ¿Es esto posible “dentro de la Revolución”?

Referencias

Grenier, Y. (2020). Cuban Studies and The Siren Song of La Revolución. Cuban Studies.

 Ritter, A. (2013). Political Science: When Will Cuban Universities Join the World?. The Cuban Economy. Recuperado de: https://thecubaneconomy.com/articles/2013/06/political-science-when-will-cuban-universities-join-the-world/

 Gessen, M. (2016). Sociology, According to Putin. The New York Times. Recuperado de: http://www.nytimes.com/2016/10/05/opinion/sociology-according-to-putin.html?action=click&pgtype=Homepage&version=Moth-Visible&moduleDetail=inside-nyt-region-3&module=inside-nyt-region&region=inside-nyt-region&WT.nav=inside-nyt-region

 [1] St. Francis Xavier University​

[2]. “Achicar” el lenguaje también es una característica de la distópia totalitaria en la obra maestra de Boualem Sansal, 2084, La fin du monde (Paris: Gallimard, 2015).

​[3]. Asimismo, Armando Chaguaceda afirma que “la ausencia de estudios a fondo y la falta de acceso público a temas clave como la composición de la élite política cubana y su circulación real y mecanismos de toma de decisiones mantienen casi toda la producción en el campo en un nivel superficial.” Armando Chaguaceda, “House of Cards and Political Science in Cuba,” Havana Times, 21 March 2014,

​[4] Ver el último capítulo de mi libro: Yvon Grenier, Culture and the Cuban State, Participation, Recognition, and Dissonance under Cmmunism (Lexington Books, 2017): chapter 6: “Faking Criticism.”

​[5] “Articulación plebeya: a propósito de los sucesos en el Ministerio de Cultura,” El Toque, 28 de noviembre, 2020.

Posted in Blog | Tagged , , , | Leave a comment

CUBA AFRONTA EL RETO DE REFORMAR LA REVOLUCIÓN SIN NEGAR SU ESPÍRITU

Una nueva generación de dirigentes se encuentra frente al dilema de cómo reestructurar la economía para hacer el socialismo sostenible en la isla5

Mauricio Vicent, La Habana 

EL PAÍS,  22 ABR 2021 – 19:04 EDT

Continuidad política y reformas económicas de calado, y más lo segundo que lo primero, he ahí donde se juega el futuro de la Cuba tras el VIII Congreso del Partido Comunista, que tuvo lugar el pasado fin de semana en La Habana. El encuentro unificó todo el poder político en el presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, y en una nueva generación de líderes nacidos después del triunfo revolucionario. Su principal desafío será realizar una apertura económica e introducir transformaciones profundas, que necesariamente deben ampliar el marco del mercado y de la iniciativa privada, avanzando hacia un modelo mixto, para tratar de hacer sostenible el sistema heredado, sin negar su espíritu..

Es la primera vez que se alinean el Gobierno y las estructuras de la cúpula del partido, hasta ahora encabezado por la vieja guardia, en la figura de un civil que no luchó en la Sierra Maestra, Diaz-Canel, que ya ejercía la presidencia desde 2018. Hasta este jueves el Partido Comunista de Cuba (PCC) rendía cuentas a Raúl Castro y a los históricos, que ahora abandonan todos los cargos.

Sabido es que el modelo de partido único no va a cambiar, pero mantenerse en el inmovilismo y en las reformas rácanas sería el mejor modo de que la economía se vaya a pique, lo que equivale a decir todo el sistema, dado que la crisis y la situación por la que atraviesa la isla es de extrema gravedad. Los problemas estructurales acumulados y la ineficiencia de la empresa estatal, agravados por la epidemia y el recrudecimiento del embargo norteamericano, no se resuelven con parches, se admite en las altas instancias, y también que las reformas introducidas hasta ahora claramente han sido insuficientes para garantizar un mejor nivel de vida a los cubanos, principal reto de los nuevos dirigentes, que no cuentan con la legitimidad “histórica” sino que la valoración que se haga de ellos dependerán de lo que logren.

“El PCC necesita ampliar las zonas de legitimidad de su mandato con un desempeño económico que lo justifique o se le va a complicar la gobernabilidad”, opina el académico cubanoamericano Arturo López-Levy, señalando que “a mediano plazo, la economía es el primer renglón para medir sus capacidades”. Hay bastante consenso en este punto, y también en otro asunto que menciona López-Levy: “Se necesita orientar prioridades y recursos hacia la seguridad alimentaria, pues sin comida no hay país, por muchos hoteles que se construyan o reparen. Díaz-Canel ha enfatizado el discurso de la continuidad para asegurar la confiabilidad de los que lo han elegido, pero para resolver las demandas y quejas de una Cuba globalizada y signada por una crisis estructural, va a tener que prometer y hacer grandes cambios, tanto sustantivos como en la forma de gobernar”.

¿Qué lectura puede hacerse del VIII Congreso? ¿Defraudó las expectativas de los que esperaban una apuesta decidida por la apertura? ¿O era lo que podía esperarse de un cónclave cargado de simbolismo en el que lo que se escenificaba era la despedida de Raúl y la generación histórica? Hay diversas opiniones. En su informe central, Raúl Castro criticó el “egoísmo” de los que demandan el ejercicio privado de algunas profesiones y reclaman la importación comercial privada para establecer un sistema no estatal de comercio, advirtiendo que hay “límites” que no se pueden rebasar porque implicarían la destrucción del socialismo. La mención cayó como un jarro de agua fría en los sectores que defienden la apertura y en muchos emprendedores, aunque pasados los días, y tras el primer discurso de Díaz-Canel, algunos de los analistas consultados se inclinan a pensar que “la reforma va” y que cada vez será más profunda. Hasta donde se llegará, sea por propia voluntad o por necesidad, es la gran incógnita.

“El VIII Congreso del PCC no ha traído grandes sorpresas, pero tampoco ha significado un retroceso en lo que al sector privado se refiere”, asegura Oniel Díaz Castellanos, fundador de Auge, empresa consultora que brinda asesoramiento a decenas de emprendedores privados. Admite que “ciertas palabras en el Informe Central alarmaron a varios colegas”, entre los que se incluye, pero dice que “una mirada serena” a las intervenciones de Díaz-Canel así como a las resoluciones emanadas de la cita, confirman que “hay una combinación de voluntad política para abrir más espacios económicos, a la vez que se establecen límites que no se deberían pasar según la lógica del PCC”. Su conclusión: “en ninguno de los Congresos anteriores se ha hablado y escrito tanto” sobre el sector no estatal, de las pymes y la iniciativa privada, de lo que deduce que “no hay marcha atrás” en la reforma.

Es de la misma opinión el economista Omar Everleny, que apunta que “el Congreso tiene varias lecturas: podría parecer que no hay cambios ya que se critica a personas que quieren obtener más ingresos y se precisa que Raúl estará presente en la toma de las decisiones fundamentales; pero por otro lado, se ha apelado a hacer ingentes esfuerzos por salir de la crisis económica, de implementar en el corto plazo medidas para potenciar el trabajo, la necesidad de descentralizar decisiones, de utilizar las formas no estatales, de implementar las pequeñas empresas….”. El camino, cree, no es inmovilista sino “reformista, pues si no será complejo producir los resultados económicos que espera la nación”.

En la composición del nuevo Buró Político, destaca Everleny la entrada de dos figuras “con un corte empresarial”: Manuel Marrero, que hoy es primer ministro, “pero que fue presidente de la corporación turística Gaviota”, y Luis Alberto López-Callejas, que al frente de GAESA (el grupo empresarial del ejército) “controla el mayor por ciento de los negocios en divisas cubanos sean tiendas, hoteles, marinas, aviación, y la zona Especial de Mariel, y no es un político al estilo de los que se conocen, sino un hombre de negocios clásico”.

Rafael Hernández, director de la revista Temas y miembro del PCC, consideró fuera de la realidad a los que pensaron que el Congreso iba a “rifar” el sector estatal y que “ahora sí era el turno de la privatización”. “Naturalmente, esos augurios no tenían sustento”, opinó, aclarando que ninguna “las resoluciones aprobadas desandan lo avanzado durante el año y pico de pandemia respecto a la legitimidad y consolidación del sector privado”. “La Resolución sobre la Conceptualización del modelo reitera ‘reconocer y diversificar las diferentes formas de propiedad y gestión adecuadamente interrelacionadas”, asegura.

Diversos economistas han puesto énfasis en que tan relevante como el Congreso fue lo sucedido justo antes de su inauguración, cuando Díaz-Canel presidió un inédito encuentro con emprendedores privados y representantes de la empresa estatal, en el que se habló del necesario impulso a las pymes y el papel creciente que ocupará el sector no estatal. En otra reunión con el sector agrícola, en la que resulto cesado el ministro del ramo, se aprobaron un conjunto de medidas para incentivar a los productores privados y reactivar esta esfera de la economía, vital en estos momentos de crisis, y allí el presidente advirtió de que no había “tiempo para pensar en el largo plazo”.

Sobre los “límites” en la apertura al sector privado de los que habló Raúl Castro —pero que no especificó—, López-Levy considera que no es la cuestión más relevante. “Los límites y las líneas rojas irán moviéndose con la vida. Las reformas traerán más presión de otras reformas, y otro tipo de cambios llegarán por carambola”. Los más escépticos indican que otros intentos de reforma se frustraron en el pasado, cierto, aunque hoy la situación es distinta, el tiempo y el ritmo son ahora vitales, pues la crisis es gravísima y las urgencias son cada vez mayores. Habrá que ver los próximos movimientos de los encargados por los ‘históricos’ en asegurar la “continuidad” y hacer sostenible el socialismo cubano.

Posted in Blog | Tagged , , , , , | Leave a comment

CUBA EMPHASISES CONTINUITY AS IT EXITS THE CASTRO ERA | FINANCIAL TIMES

The Castro era in Cuba came to a carefully choreographed end on Monday, as President Miguel Díaz-Canel was elected head of the ruling Communist party, replacing the retiring leader, 89-year-old.

Marc Frank

Financial Times, April 19, 2021

Original Article: Cuba Exits Castro Era

The Castro era in Cuba came to a carefully choreographed end on Monday, as President Miguel Díaz-Canel was elected head of the ruling Communist party, replacing the retiring leader, 89-year-old Raúl Castro.

The reshuffle in the top ranks also saw the departure from the politburo of the final survivors of the 1959 revolution that brought brothers Fidel and Raúl Castro to power. For those hoping for a significant shift in policy, however, there was little to cheer about.

The changes came at a four-day party congress held largely behind closed doors under the banner of “Unity and Continuity”. During the proceedings, many dissidents found their phone and internet service was cut, and they were not allowed to leave their homes, making it all but impossible to comment.

Among those promoted to the politburo was Brigadier-General Luis Alberto Rodríguez López-Callejas, once married to Raúl’s daughter Deborah and head of the armed forces’ civilian holding company, GAISA, which controls important swaths of the economy such as tourism and the retail trade. Rodríguez López-Callejas is close to Díaz-Canel, who has referred to him as his economic adviser, according to two European diplomats. He is also a competent businessman, according to three foreign counterparts who have worked with him.

“He comes by early in the morning once a week to check on everything and tour the place,” said one manager at the Mariel Special Development Zone just outside Havana, requesting anonymity. He is already under sanctions imposed by the Trump administration.

The appointment of the head of the military’s civilian companies will anger hardline Cuban exiles in the US and is unlikely to please the Biden administration, which has already signalled that it does not plan any overtures towards Havana in the near term.

As part of its tightening of restrictions on Cuba, the Trump administration placed sanctions on nearly all military-run companies on the island from hotels to financial services. The Biden administration has given no indication that it plans to lift these.

Monday’s appointment consolidates the power of Díaz-Canel, who has risen steadily through the ranks of Cuba’s bureaucracy with a reputation as a capable but cautious leader focused on economic reform. His Twitter account is peppered with the hashtag #SomosContinuidad (We are continuity).

Raúl Castro said upon stepping down at the weekend that “as long as I live, I will be ready with my feet in the stirrups to defend the motherland, the revolution and socialism with more force than ever”, a remark taken to indicate his continued involvement. Díaz-Canel confirmed this on Monday, saying his mentor “will be consulted about strategic decisions”.

Raúl Castro has been effectively running the country since his ailing brother Fidel handed power to him in 2006. Fidel Castro died in 2016.

One of the new leadership’s first orders of business will be to conduct a nationwide discussion of Raúl Castro’s last central committee report, in which he doubled down on existing foreign policy, the need for a single-party system and cautious market reforms to avoid “a restoration of capitalism and dependence on the United States”.

Nevertheless, many analysts believe the crisis that has led to widespread food shortages and long queues in shops for basic necessities will push forward economic reforms, particularly now that younger generations hold almost all positions.   “A new cohort of leaders will have a much freer hand to implement policies permitting a gradual turn to a more market-driven economy,” said Brian Latell, a former CIA Cuba analyst who followed the Castros for decades.

For example, Raúl Castro in the report castigated party members for their reticence to fully support the integration of small- and medium-sized private business into the national economy, while simultaneously drawing a red line over the extent of changes.

He said allowing private businesses to engage in foreign trade without going through the state was unacceptable.  “There are limits that we cannot exceed because the consequences . . . would lead to . . . the very destruction of socialism and therefore of national sovereignty and independence.”

Similar words were uttered before just about every reform undertaken over the past decade, signalling that serious resistance remains in the ranks.

The party congress spent a great deal of its time on the need to improve cadres and strengthen ideological work as the internet smashes its information monopoly at a time of crisis and destabilising monetary reforms. Opposition to the system was characterised as part of a US plot.

Bert Hoffmann, a Latin America expert at the German Institute of Global and Area Studies, said Cuba’s old guard might remain influential behind the scenes, particularly in the military. He added: “To weather the current crisis, further economic policy change will be imperative for Cuba.”

Brigadier-General Luis Alberto Rodríguez López-Callejas

President Miguel Diaz-Canel

Posted in Blog | Tagged , , , , , | Leave a comment

CUBA: WILL POLITICAL CHANGE FOLLOW ECONOMIC LIBERALISATION?

by Tom Arnold , March 28, 2021

In response to crippling economic stagnation, Cuba has passed regulations which hint at a turn towards a more market-driven economy. However, political control over key sectors including education and the media still lies heavily with the state. The most striking policy, which allows thousands of professions to run outside the remit of the state, will change the character of business within Cuba and may lead to increased innovation and interaction with international markets. Could Cuba’s economic liberalisation lead to further political freedoms?

Hints of Change

In 2020, the number of tourists visiting Cuba dropped by 80% and its economy accordingly shrank by 11%. Times are hard for Cubans, with queues growing outside grocery stores and businesses being forced to close. The economic downturn has been lurking for many years. In particular, Cuba has suffered from the Trump Administration’s sanctions, imposed to placate the Republican voter base by designating the Cuban government as a “sponsor of terrorism” from its support for Venezuela’s Maduro. 

In response to economic hardships and US sanctions, Cuba has indicated an intention to liberalise the economy. A strong signal of change to Castroist economic ideas are demonstrated by the Díaz-Canel government’s removal of the somewhat confusing dual currency system in January 1, 2021, previously established in 1994 after the loss of Soviet subsidies. This major change, which led to a surge in inflation and devaluation of the peso, had costly implications for Cubans by placing downward pressure on the purchasing power of salaries and pensions.

A Landmark Shift in Business Privatisation

The currency change is just one part in a series of major reforms. On 6th February, Labour Minister Marta Elena Feito Cabrera stated that the government would allow private participation in more than 2000 professions; a stark contrast to the previous limit of 127 professions. The expansion in private participation means that previously illegal enterprises can now function openly. 

It is hoped that this will unleash a wave of innovation in a wide range of sectors. This could work in tandem with recovery from the pandemic. For instance, there has been encouraging news regarding Cuba’s  own “Soberana 2” Covid-19 vaccine: The government believes that it can administer this vaccine to the whole of Cuba’s population by the end of the year and export the vaccine to Latin America as a source of income.

However, the new private business law does have many caveats: private enterprises lack certain resources and access to supply chains that state-owned enterprises possess. For instance, the government maintains control of all large industries and wholesale shops and monopolises 124 professions, thereby restricting options for obtaining supplies. In the short-term, the large restructuring of the economy will inevitably cause painful effects with bankruptcies and unemployment rising. Yet, in the long-term, opening up may yield positive benefits through increased opportunities for entrepreneurs. The sectors included within the 124 professions remaining under state remit (including law enforcement, defence, the media, education) suggest that Cuba is looking to follow the model of China or Vietnam through the introduction of capitalist economic policies with the maintenance of tight political control.

Could Improved Relations with the US Spur Political Change in Cuba?

One follow-on effect of Cuba’s economic liberalisation could be a strengthening of relations with the Biden administration. Indeed, the recent theme of economic policy changes would require more foreign investments and capital, for which improved relations with the US would be important.

Strengthened ties could have political liberalisation effects in Cuba. The Obama Administration’s relationship with Cuba was emblematic of this trend: Obama’s approach of normalising relations with Cuba, which was designed to “create economic opportunities for the Cuban people”, increased US influence in other spheres of Cuban society. Citizens began to criticise issues such as access to medical care, education, unemployment and domestic media sources while religious leaders and artists started to articulate positions contrary to the official narrative. This suggested that civil society was for the first time open to vocally opposing the political system, despite the government responding with detentions of some dissidents and censorship of blog posts . A similar phenomenon is possible if Havana’s new economic policies leads to a strengthening of economic ties with the Biden Administration.

Is a new Cuba Realistic?

Cuba is ripe for change. The push and pull of reform efforts in recent years suggest disputes between traditionalists and more progressive, youthful factions. In April, Raúl Castro will step down as leader of the Communist party which will see the end of the Castro name in Cuban politics for the first time in over 60 years. This has major symbolic significance: Fidel Castro established the political and economic systems that endure today, such as the characteristics of a one-party state with complete control of the media. Combined with the election of Biden, who will likely take a more lenient approach to Cuba in comparison to Trump, and an array of free market policies in the midst of an economic crisis, it seems a realistic possibility that Cuba could undergo major structural change in the coming years.

Posted in Blog | Tagged , , , | Leave a comment

CONVOCATORIA AL VIII CONGRESO DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

CubaDebate, 2 diciembre 2020 

“El Congreso de la continuidad histórica de la Revolución Cubana”

Articulo Original: Convocatoria

Después de hacerse pública la decisión de efectuar el VIII Congreso del Partido en abril de 2021, un evento extraordinario marcó de forma crucial la vida de la nación. La pandemia de la COVID-19 puso a prueba la capacidad y la voluntad de la Revolución, y el temple de nuestro pueblo para enfrentar cualquier dificultad, por compleja que esta sea.

Una vez más se mostró ante el mundo la verdad de Cuba, sus valores, su probada vocación humanista, solidaria y de justicia social que, junto a la capacidad organizativa del país y el desarrollo científico alcanzado, nos ha permitido traducir en resultados visibles el compromiso con la vida y el bienestar de nuestros compatriotas y de otros pueblos, a pesar de la constante agresividad del Gobierno de Estados Unidos.

El capitalismo y sus defensores neoliberales demuestran no tener solución alguna ante problemas cardinales de la humanidad. Sus teorías del papel mínimo del Estado y la magnificación del mercado, solo reforzaron su incapacidad para salvar vidas.

Inmersos hoy los cubanos en la superación de los dísimiles obstáculos derivados de la pandemia, en particular los vinculados a nuestra economía, sumados a otros que ya venían gravitando sobre nosotros, el Comité Central del Partido Comunista de Cuba ratifica con esta convocatoria la decisión de desarrollar el VIII Congreso en la fecha prevista.

El Congreso centrará su atención en la evaluación y proyección de asuntos medulares para el presente y futuro de la nación, lo cual incluirá la actualización de la Conceptualización del Modelo Económico y Social Cubano de Desarrollo Socialista, los resultados alcanzados y la actualización de la implementación de los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución, así como los resultados económico-sociales obtenidos del VII Congreso a la fecha; analizará de igual forma el funcionamiento del Partido, su vinculación con las masas, la actividad ideológica y valorará la situación que presenta la política de cuadros en el Partido, la Unión de Jóvenes Comunistas, las Organizaciones de Masas y el Gobierno.

Será un escenario oportuno para la actualización de nuestra estrategia de resistencia y desarrollo. Significará un estímulo a la participación de militantes, revolucionarios y patriotas en las soluciones que se demandan para enfrentar la aguda crisis mundial que nos impacta y continuar las transformaciones que fortalezcan la economía nacional. Para lograrlo contamos con una vasta experiencia de lucha en la construcción del socialismo como única opción de desarrollo, y con el ejemplo imperecedero del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz.

Digno heredero de la confianza depositada por el pueblo en su líder, nuestro Partido, único, martiano, fidelista, marxista y leninista, asume una alta responsabilidad en la preservación de la unidad, factor estratégico para la victoria.

En estos años el Gobierno de Estados Unidos ha acentuado su hostilidad contra Cuba, arreciando el genocida bloqueo económico, comercial y financiero, y la subversión político-ideológica. A ello se suman las consecuencias de la crisis económica mundial. Frente a estas dificultades, el pueblo ha respondido con firmeza, disciplina y conciencia, lo cual requiere traducirse aún más en aportes de eficiencia y superiores resultados en la economía. Ello implica nuevas formas de pensar y hacer para alcanzar la prosperidad, fruto de nuestro trabajo diario.

En este escenario, la implementación de los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución enfrenta amplios desafíos. Se afrontan problemas objetivos y subjetivos que influyen en el ritmo de aplicación de las políticas y medidas aprobadas.

La situación actual no puede convertirse en justificante que retarde los procesos; por el contrario, impone la necesidad de dar un impulso a la actualización de nuestro modelo económico y social para cumplir lo que hemos acordado y eliminar las trabas que aún persisten en el desarrollo de las fuerzas productivas y la eficiencia, asunto definido como problema estratégico principal por el General de Ejército Raúl Castro Ruz.

Urge incrementar la producción de alimentos en el país, empleando todas las reservas internas, que incluye, como en el resto de los sectores de la economía y la sociedad, la investigación, la innovación y el desarrollo tecnológico, además de la sistematización de los resultados.

Los vínculos entre el sector estatal y el no estatal de la economía han de seguir desarrollándose, como parte de la estrategia económica definida. La industria nacional deberá responder cada vez más a la demanda interna. Es imprescindible desterrar la inercia, la apatía y explotar con creatividad todas las potencialidades existentes, estimulando el aporte de todo el pueblo, sus ideas e iniciativas.

Debemos avanzar en la eficiencia de los procesos productivos y la calidad de los servicios, así como en el ahorro de los recursos, el incremento de las exportaciones, la sustitución de importaciones y la participación de la inversión extranjera directa. En ese empeño, la empresa estatal socialista está llamada a cumplir el papel principal que le corresponde en la economía nacional.

Nuestro objetivo es llegar al VIII Congreso con definiciones precisas y concretas, que fortalezcan y den continuidad al programa de gobierno emprendido, en cumplimiento de la Estrategia Económico-Social para el impulso de la economía y el enfrentamiento a la crisis mundial provocada por la COVID-19.

La prevención y enfrentamiento constantes a la corrupción, el delito, las indisciplinas sociales y otras manifestaciones negativas incompatibles con las esencias del socialismo que construimos, deberá ser una tarea de todos.

Para alcanzar este y otros objetivos, debemos continuar fortaleciendo el funcionamiento del Partido desde el núcleo hasta las instancias superiores, a partir de la ejemplaridad de quienes militan en sus filas. A la par, resulta imprescindible contar con cuadros que mantengan en todo momento una actitud revolucionaria frente a los problemas, desarrollen la capacidad de análisis en la búsqueda de soluciones, estimulen el diálogo franco y se caractericen por una ética intachable en su actuación cotidiana.

El Partido mantendrá una prioritaria atención a la Unión de Jóvenes Comunistas, sus cuadros, militantes y las nuevas generaciones, en cuya formación y educación en valores tiene una responsabilidad especial. Igualmente, apoyará a las organizaciones de masas y sociales, en sus misiones de integrar, movilizar y representar a nuestro pueblo, propiciando una participación superior de sus miembros en los procesos políticos y socio-económicos que deciden nuestro futuro como nación.

Hoy adquiere mayor importancia el trabajo político-ideológico para enfrentar los intentos de restauración capitalista y neoliberal. Las redes sociales e Internet se han convertido en un escenario permanente de confrontación ideológica, donde también deben prevalecer nuestros argumentos frente a las campañas enemigas.

Ante la guerra cultural y de símbolos que se nos hace, la defensa de la identidad nacional, y la cultura, así como el conocimiento de nuestra historia, reafirman nuestra soberanía e independencia.

El imperialismo estadounidense no ha podido cumplir su objetivo de destruir la Revolución Cubana. Insiste en provocar la inestabilidad en el país, legitimar la oposición mercenaria y fracturar la unidad de los cubanos, convertida en valladar infranqueable para garantizar la libertad, la justicia y la democracia socialista que no se negocian.

Ratificamos una vez más la importancia estratégica de mantener la defensa y seguridad nacional del país como asunto de máxima prioridad.

Compatriotas:

En el 64 Aniversario del Desembarco del Granma, fecha que trasciende por mostrarnos el valor del sacrificio, la confianza en el triunfo de las ideas que hace suyas el pueblo y la voluntad de vencer, ratificamos que este será el Congreso de la Continuidad, expresado en el tránsito paulatino y ordenado de las principales responsabilidades del país a las nuevas generaciones, con la certeza de que la Revolución no se circunscribe a quienes la llevaron al triunfo aquel glorioso Primero de Enero, sino a la voluntad y el compromiso de quienes la han hecho suya en todos estos años y los que continuarán la obra.

El VIII Congreso del Partido, que realizaremos del 16 al 19 de abril de 2021, será de todo el pueblo. Como en Girón, 60 años después, frente al imperio que nunca logrará doblegarnos, y ante dificultades presentes y futuras por poderosas que sean, una vez más proclamaremos ante el mundo nuestra convicción irreductible de Victoria.

Comité Central del Partido Comunista de Cuba

See the source image
Primer Congreso
Posted in Blog | Tagged , , , | Leave a comment

ONE HUNDRED YEAR OF THE RUSSIAN NEP – LESSONS FOR CUBA

By: Samuel Farber, April 3, 2021

ORIGINAL ARTICLE

Author’s Note – This article originally appeared in Spanish in La Joven Cuba (Young Cuba), one of the most important critical blogs in the island, where the Internet remains the principal vehicle for critical opinion because the government has not yet succeeded in controlling it. The article elicited some strong reactions including that of a former government minister who called it a provocation.

The New Economic Policy (NEP) introduced by the revolutionary government in 1921 was in fact an attempt to reduce the widespread discontent among the Russian people with measures designed to increase production and popular access to consumer goods. Even though the Civil War (1918-1920) caused great hardship among the rural and urban populations, it was the politics of War Communism, introduced by the Bolshevik government during that period, that significantly worsened the situation. This led to a profound alienation among those who had been the pillars of the October Revolution in 1917: the industrial workers, and the peasantry that constituted 80 percent of the population.

In the countryside, the urban detachments, organized to confiscate from the peasantry their agricultural surplus to feed the cities, ended up also confiscating part of the already modest peasant diet in addition to the grain needed to sow the next crop. The situation worsened when under the same policy the government, based on an assumed class stratification in the countryside that had no basis in reality, created the poor peasant committees (kombedy) to reinforce the functions of the urban detachments. Given the arbitrary informal and formal methods that characterized the operations of the kombedy, these ended up being a source of corruption and abuse, frequently at the hands of criminal elements active in them, who ended up appropriating for their own use the grain and other kinds of goods they arbitrarily confiscated from the peasantry.

Moreover, during the fall of 1920, symptoms of famine began to appear in the Volga region. The situation became worse in 1921 after a severe drought ruined the crops, which also affected the southern Urals. Leon Trotsky had proposed in February 1920, to substitute the arbitrary confiscations of War Communism with a tax in kind paid by the peasantry as an incentive to have them grow more surplus grain. However, the party leadership rejected his proposal at that time.

The politics of War Communism was also applied to the urban and industrial economy through its total nationalization, although without the democratic control by the workers and the soviets, which the government abolished when the civil war began and replaced with the exclusive control from above by state administrators. Meantime, the workers were subjected to a regime of militarized compulsory labor. For the majority of the Communist leaders, including Lenin, the centralized and nationalized economy represented a great advance towards socialism. That is why for Lenin, the NEP was a significant step back. Apparently, in his conception of socialism, total nationalization played a more important role than the democratic control of production from below.

The elimination of workplace democracy was only one aspect of the more general clampdown on soviet democracy that the Bolshevik government launched in response to the bloody and destructive civil war. Based on the objective circumstances created by the war, and on the urgent need to resolve the problems they were facing, like economic and political sabotage, the Bolshevik leadership not only eliminated multiparty soviets of workers and peasants, but also union democracy and independence, and introduced very serious restrictions of   other political freedoms established at the beginning of the revolution.

CONTINUE READING

***************************

***************************

The Situation in Cuba

Since the decade of the nineties, and especially since Raúl Castro assumed the maximum leadership of the country in 2006–formally in 2008 – economic reform has been one of the  central concerns of  the government. The logic of that economic reform points to the Sino-Vietnamese model–which combines an anti-democratic one-party state with a state capitalist system in the economy–and not to the compulsory collectivization of agriculture and the five-year plans brutally imposed on the USSR by Stalinist totalitarianism after the NEP. The Cuban government’s decision to authorize the creation of the PYMES (small and medium private enterprises), a decision frequently promised but not yet implemented, would constitute a very important step towards the establishment of state capitalism in the island. This state capitalism will very probably be headed by the current powerful political, and especially military, leaders who would become private capitalists.

Until now, the Cuban government has not specified the size that would define the small and especially the mid-size enterprises under the PYMES concept. But we know that several Latin American countries (like Chile and Costa Rica) have defined the size in terms of the number of workers. Chile, for example, defines the micro enterprises as those with less than 9 workers, the small-size with 10 to 25 workers, the medium-size with 25 to 200 workers, and the big size with more than 200 workers. Should Cuba adopt similar criteria, its mid-size enterprises would end up as capitalist firms ran by their corresponding administrative hierarchies. If that happens, it is certain that the official unions will end up “organizing” the workers in those medium size enterprises and, as in the case of Chinese state capitalism, do nothing to defend them from the new private owners.

Regarding political reform, there has been much less talk and nothing of great importance has been done. As in the case of the Russian NEP, the social and economic liberalization in Cuba has not been accompanied by political democratization but, instead, by the intensification of the regime’s political control over the island. Even when the government has adopted liberalizing measures in the economy, like the new rules increasing the number of work activities permitted in the self-employed sector, it continues to ban private activities such as the publication of books that could be used to develop criticism or opposition to the regime. This is how the government has consolidated its control over the major means of communication –radio, television, newspapers and magazines – although it has only partially accomplished that with the Internet.

The government is also using its own socially liberalizing measures to reinforce its political control. For example, at the same time that it liberalized the rules to travel abroad, it developed a list of “regulated” people who are forbidden to travel outside of the island based on arbitrary administrative decisions, without even allowing for the right of appeal to the judicial system it controls. Similar administrative practices lacking in means for judicial review control have been applied to other areas such as the missions organized to provide services abroad. Thus, the Cuban doctors who have decided not to return to the island once their service abroad has concluded, have been victims of administrative sanctions – eight years of compulsory exile – without any possibility of lodging a judicial appeal.

Still pending is the implementation of the arbitrary rules and the censorship of artistic activities of Decree 349, that allows the state to grant licenses and censor the activities of self-employed artists. The implementation of the decree has been postponed due to the numerous and strong protests that it provoked. All of these administrative practices highlight the fact that the much discussed rule of law proclaimed by the Constitution is but a lie. Let us not forget that the Soviet constitution that Stalin introduced in 1936 was very democratic … on the paper it was written. Even so, Cubans in the island should appeal to their constitutionally defined rights to support their protests and claims against the Cuban state whenever it is legally and politically opportune.

At the beginning of the Cuban revolutionary government there was a variety of political voices heard within the revolutionary camp. But that disappeared in the process of forming the united party of the revolution that established the basis for what Raúl Castro later called the “monolithic unity” of the party and country. That is the party and state model that emulates, along with China and Vietnam, the Stalinist system that was consolidated in the USSR at the end of the twenties, consecrating the “unanimity” dictated from above by the maximum leaders, and the so-called “democratic centralism”, which in reality is a bureaucratic centralism.

The Cuban Communist Party (CCP) is a single party that does not allow the internal organization of tendencies or factions, and that extends its control over the whole society through its transmission belts with the so-called mass organizations (trade unions, women’s organization), institutions such as the universities, as well as with the mass media that follow the “orientations” they receive from the Department of Ideology of the Central Committee of the CCP. These are the ways in which the one-party state controls, not necessarily everything, but everything it considers important.

The ideological defenders of the Cuban regime insist in its autochthonous origins independent from Soviet Communism. It is true that Fidel Castro’s political origin is different, for example, from that of Raúl Castro, who was originally a member of the Socialist Youth associated with the PSP (Partido Socialista Popular), the party of the pro-Moscow orthodox Communists. But  Fidel Castro developed his “caudillo” conceptions since very early on, perhaps as a reaction to the disorder and chaos he encountered in the Cayo Confites expedition in which he participated against the Trujillo dictatorship in the Dominican Republic in 1947, and with the so-called Bogotazo in Colombia in 1948.

In 1954, in a letter he wrote to his then good friend Luis Conte Aguero, Fidel Castro proclaimed three principles as necessary for the integration of a true civic movement: ideology, discipline and especially the power of the leadership. He also insisted in the necessity for a powerful and implacable propaganda and organizational apparatus to destroy the people involved in the creation of tendencies, splits and cliques or who rise against the movement. This was the ideological basis of the “elective affinity” (to paraphrase Goethe) that Fidel Castro showed later on for Soviet Communism.

So, what can we do? The recent demonstration of hundreds of Cubans in front of the Ministry of Culture to protest the abuses against the members of the San Isidro Movement and to advocate for artistic and civil liberties, marked a milestone in the history of the Cuban Revolution. There is plenty of room to reproduce this type of peaceful protest in the streets against police racism, against the tolerance of domestic violence, against the growing social inequality and against the absence of a politically transparent democracy open to all, without the privileges sanctioned by the Constitution for the CCP. At present, this seems to be the road to struggle for the democratization of Cuba from below, from the inside of society itself, and not from above or from the outside.

The lesson of the Russian NEP is that economic liberalization does not necessarily signify the democratization of a country, and that it may be accompanied by the elimination of democracy. In Cuba there has been economic and social liberalization but without any advance on the democratic front.

ORIGINAL ARTICLE

Posted in Blog | Tagged , , , , , | Leave a comment

CUBAN ANTI-COMMUNIST ANTHEM FEATURING GENTE DE ZONA GOES VIRAL, SPARKS STATE FURY

Reuters, February 20, 2021.

By Sarah Marsh, Rodrigo Gutierrez

Original Article: Anthem Featuring “Gente de Zona” Sparks State Fury

HAVANA (Reuters) – A group of Miami-based Cuban musicians including reggaeton duo Gente de Zona launched an impassioned anti-Communist anthem this week that has gone viral, sparking a furious state response.

Gente de Zona, Yotuel of hip-hop band Orishas fame and singer-songwriter Descemer Bueno collaborated on the song with two rappers in Cuba, Maykel Osorbo and El Funky, who are part of a dissident artists’ collective that sparked an unusual protest against repression outside the culture ministry last November.

“Homeland and Life” repurposes the old slogan “Patria o Muerte” (“Homeland or Death”) emblazoned on walls across the Caribbean country ever since Fidel Castro’s 1959 leftist revolution and expresses frustration with being required to make sacrifices in the name of ideology for 62 years.

The lyrics refer to ideological intolerance, the partial dollarization of the economy, food shortages and the exodus of young Cubans who see no future on the island. The government blames its economic woes largely on crippling U.S. sanctions.

The video here featuring the five artists – all Black men – has racked up 1 million views on YouTube in three days, sparking lively discussions on social media, while many in Cuba – where internet service is costly – are sharing it on USB sticks.

“No more lies, my people calls for freedom, no more doctrines” sings Alexander Delgado, one half of GdZ, chanting “It’s over” in the refrain.

The Miami-based artists had until recently managed the tightrope of achieving capitalist success abroad without breaking with the Communist-run island. GdZ even called for applause for Cuban President Miguel Diaz-Canel at a Havana concert in 2018 although that sparked calls for a boycott from some in the exile community.

BACKLASH

Cuban state media and officials including the president have launched a barrage of attacks, Twitter hashtags and memes on “Homeland and Life,” branding it unpatriotic and without artistic merit. They say the artists behind it are opportunistically trying to placate their Miami public.

“It makes fun of one of the slogans held aloft by our people in the face of continuous U.S. aggressions,” said Havana-based TV anchor Froilan Arencibia.

Ana Dopico, the Cuban-born director of the Hemispheric Institute of Performance and Politics at New York University, said the rejection of that revolutionary cry was unprecedented in recent Cuban popular music.

“It shocks us all out of the depressing menace of death that comes with our understanding of nation,” she said.

The song reflects a surge in overt anti-Cuban-government sentiment among more contemporary generations of Cuban migrants, said Michael Bustamante, an assistant professor of Latin American history at Florida International University.

But it has also resonated with people on the island, especially youths who have become increasingly vocal about their frustrations since the advent of mobile internet two years ago, with some emblazoning their Facebook Profile photos with the banner “Homeland and Life.”

“I follow Fidel’s ideals but lately things have been happening that I don’t really agree with,” said Havana resident Loraine Martinez, who enjoyed the song.

This is not the first time that the songs of Cuban musicians on the island and abroad have become stand-ins for political causes, said Bustamante. But the Cuban government’s response was unusually forceful, he said, reflecting its anxiety and what he called “misplaced priorities.”

“If they are worried about popular frustration, the way to fix that is to focus on bread-and-butter reforms, not this kind of reflexive ideological performativity,” he said.

Yotuel, Patria y Vida
Posted in Blog | Tagged , , , , | Leave a comment