Tag Archives: Journalism

LOS PROBLEMAS DEL PERIODISMO CUBANO

Karina Marrón González, julio 1, 2016

Articulo Original: PERIODISMO CUBANO

En un encuentro que hicimos en el Instituto de Periodismo con jóvenes de todas partes del país, si una cosa nos alegraba a nosotros fue identificar a otros jóvenes dentro del sector de la prensa que también tenían la intención de transformar, de cambiar, que tenían las ganas de unir esfuerzos por transformar la realidad y en esa reunión se dijo que hay una intensión marcada en enemistar al Partido con la prensa y nosotros no podemos estar ajenos de ello, pero mientras el Partido y la prensa sigamos mirando para un lado y no para donde tenemos los problemas reales, sigamos viendo las cosas por separado y no como un todo, no vamos a resolver jamás los problemas que llevamos años discutiendo.

Y será Karina entonces la Rosa Miriam quizás de esa época, hablando lo mismo y habrá otras personas como Sergio, diciendo las cosas que viene diciendo Raúl Garcés durante tantos años y otros que tienen más edad que yo entonces serán los que hablarán, y seguiremos repitiendo el ciclo, si con suerte llegamos a repetir el ciclo, y lo que está pasando señores, es que no tenemos tiempo para repetir el ciclo.
(Aplausos)

Yo, sinceramente creo que nosotros lo que tenemos que ver cuando los jóvenes se nos van de los medios, es sencillamente que tenemos en los jóvenes la expresión de la sociedad que tenemos hoy, y es lo que decía Iramis; No podemos ver el asunto como un problema puramente económico, hay un problema profesional de fondo, porque esos jóvenes que eligieron la carrera de periodismo, no eligieron hacer propaganda, publicidad, no eligieron sencillamente quedarse callados y al margen porque si no hubieran escogido otra profesión. Pero también tenemos muchos jóvenes en las aulas que cuando se gradúan salen tan desencantados que llegan a los medios , no sé ni con qué intensión, porque a veces uno les da la oportunidad de hacer cosas, de transformar, de trabajar, y no les interesa, no les importa absolutamente nada. Por qué? Porque es de esa misma generación de jóvenes desconectados a los cuales sencillamente no les llegamos en otras etapas de su vida y ahora no podemos pretender que no les interese la ropa, los tacones, los zapatos, cómo acceder a internet o tener 50 o 70 CUC, no para mantener su casa como si sabemos que hay algunos en nuestros medios que colaboran con tal de poder pagar un alquiler.

Son jóvenes que lo hacen para mantener ciertos y determinados estándares de vida y que en el fondo usted puede ver que no está mal, pero ahí entra lo que decía Darío Machado, y es ese espíritu de consumo que hemos establecido en nuestra sociedad que es parte también de todas estas carencias materiales que hemos acumulado durante años.

 z Karina Marrón

Karina Marrón integrante del Comité Nacional de la Upec y subdirectora del periódico Granma.

Entonces yo lo que creo es que nosotros no podemos ver única y exclusivamente la cosa como que la Upec tiene que esforzarse porque los jóvenes se sientan atraídos por la organización, porque al final, si la Upec no tiene ningún poder de decisión, si la Upec no tiene ninguna fuerza, si se desgasta hablando los mismos problemas de congreso en congreso, entonces para qué yo quiero pertenecer a esa organización, para qué me interesa, para qué me importa, qué estoy cambiando, qué estoy transformando.Al final lo único que uno tiene en la vida es su tiempo, lo que uno está poniendo en el frente de batalla es su vida, sus años, su dedicación y su sacrificio, y eso se hace por un ideal, se hace por amor, pero hay quien sencillamente decide que no está dispuesto a hacerlo porque no confía en ese futuro, porque no ve que haya posibilidades de cambiarlo y lo triste es que en ese bando de los que hoy están colaborando fuera hay jóvenes que apuestan por eso por diferentes razones, porque creen que ahí van a tener su realización profesional y nos duele que no la vean del lado nuestro o que no intenten cambiar las cosas del lado nuestro, o lo hacen por las motivaciones económicas que ya hablamos pero no es nunca un único motivo, y eso es lo que nosotros no podemos perder de vista, e insisto, si seguimos mirando para el lado no vamos a ver nunca la pedrada que nos va a dar en el justo lugar donde nos van a matar.

Respuestas no tengo. En Granma (periódico) hay un grupo de jóvenes que estamos haciendo lo posible por seguir remando, no sabemos si vamos a llegar realmente a puerto seguro en un momento determinado, pero hay jóvenes que quieren seguir echando a navegar el yate y yo estoy convencida, porque los conozco a muchos de ellos, que hay muchos en varios lugares del país que también están haciendo lo mismo.

Entonces, yo los invito a todos es a unir fuerzas para eso, pero sobre todo a que quienes deciden no den dobles discursos , a que quienes deciden cuando se enfrenten a este escenario de gente que sabe lo que vive cada día en las redacciones, en la radio, en la televisión, en el más mínimo lugar de este país donde hay un periodista intentando defender esta sociedad que somos todos, esa gente que quizás no tiene esa cultura excelsa para entender todos los escenarios de fenómenos pero hay un periodista que sencillamente sabe que defendiendo esa institucionalidad de la que hablaba Garcés, está defendiendo esta Revolución y puede quizás transformar la mente de alguien.

Eso nosotros tenemos que cuidarlo, tenemos que defenderlo y a esa gente nosotros no podemos irrespetarla, hablándole de cosas de las que uno sabe que no ocurren de esa manera y prometiéndole cosas que después no se van a cumplir, entonces, yo creo que este es un debate que no podemos seguir teniendo entre nosotros mismos y mirándonos las caras y diciéndonos lo mismo unos a los otros y engañándonos una y otra vez porque no hay tiempo.

Se está armando una tormenta tan perfecta y lo discutíamos ayer en la redacción, este fenómeno de la reducción del combustible, de la reducción de la energía, señores este país no aguanta otro 93´, otro 94´, si no queremos ver protestas en la calle, y no hay un Fidel para salir al malecón, o por lo menos hasta ahora no ha habido una figura en este país que le dé la cara a este pueblo para explicarle las cosas como están sucediendo hoy con esta situación, y va a ser muy difícil de enfrentar y con la prensa la situación en la que tenemos hoy nos vamos a quedar dados.

Ya Ravsberg (Fernando Ravsberg, periodista uruguayo radicado en Cuba, ex corresponsal de BBC Mundo en La Habana. Administrador del blog cartasdesdecuba.com) ayer estaba hablando de estas reducciones de combustible, como nos pasa muchas veces que hay quien sencillamente hace proyectos y cosas, acepta dinero y lo hace a veces queriendo mirar para otro lado.

Yo llamo la atención sobre esto porque estamos en una circunstancia en que el 2018 está a las puertas y todo se está apostando por esa fecha, y todo se está haciendo para que esa tormenta llegue allí en las peores circunstancias para este país, entonces no es un momento para dudar, no es un momento para titubear, no es un momento para prestarles nuestras fuerzas, nuestras ideas a algo que no funciona y por eso muchas veces nuestros jóvenes se van, y por eso muchas veces nuestros jóvenes no están en las redacciones aun cuando haya gente que todavía sigue confiando y sigue tratando de hacer el periodismo de todos los días. (Aplausos)

Posted in Blog | Tagged , | Leave a comment

THE RISKS OF JOURNALISM IN CUBA

21 May 2015 – The Huffington Post – Yoani Sanchez

 Original article here: Risks of Journalism in Cuba

 If you had asked me a year ago what would be the three greatest challenges of the digital newspaper 14ymedio, I would have said repression, lack of connection to the Internet and media professionals being afraid to work on our team.

 I did not imagine that the another obstacle would become the principal headache of this informative little paper: The lack of transparency in Cuban institutions, which has landed us many times in front of a closed door, and no matter how hard we knocked, no one opened or provided answers.

 In a country where State institutions refuse to provide the citizen with certain information that should be public, the situation becomes much more complicated for the reporter. Dealing with the secrecy turns out to be as difficult as evading the political police, tweeting “blind,” or becoming used to the opportunism and silence of so many colleagues. Information is militarized and guarded in Cuba as if there is a war of technology, which is why those who try to find out are taken, at the very least, as spies.

 Belonging to an outlawed media outlet makes the work even more problematic, and gives a clandestine character to a job that should be a profession like any other. Now, if we look at “the glass half full,” the limitation of not being able to access official spaces has freed us, in 14ymedio, from that journalism of “statements” that produces such harmful effects. To quote an official, to collect the words of a minister, or to transcribe the official proclamation of a Party leader, has been for decades the refuge of those who do not dare to narrate the reality of this country.

 Lacking a press credential to enter an event, we have approached its participants in a less controlled setting, one where they have felt more free to speak

 Our principal limitation has become the best incentive to seek out more creative ways to inform. Government silence about so many issues has motivated us to find other voices that can relate what happened. Lacking a press credential to enter an event, we have approached its participants in a less controlled setting, one where they have felt more free to speak. From Federica Mogherini, High Representative of the European Union for Foreign Affairs and Security Policy, who answered several of our questions outside the press conference where our access was denied, to employees who alert us in whispers about an act of corruption in their companies or anonymous messages that put us on the trail of an injustice.

 It has also been hard to work out our true role as providers of information, which is different from the role of a judge, a human rights activist and a political opponent. It is our role to make facts visible, so that others can condemn or applaud them. In short, as journalists we have the responsibility to inform, but not the power to impute.

 Nor can we justify our failings because we are outlawed, persecuted, stigmatized and rejected. No reader is going to forgive us if we are not in the exact place of history’s twists and turns.

New Picture (12)

Posted in Blog | Tagged | Leave a comment